Archive | Uncategorized RSS feed for this section

Los del carril de en medio.

17 maig

patxi

No soy ninguna grupie ni me va el cargo en ello, no tengo el fervor de los creyentes ni el de los soldados, soy una simple militante de base, cierto que de aquí y de allá (si esto es algo especial) de Valencia, Euskadi, Madrid y quizás cuando pase el Congreso fiche en Mallorca, quizás dependa del Congreso que fiche o no… Se verá, pero como es momento de opinar y nunca tuve complejo de hacerlo, lo voy a hacer aquí, en unas líneas sobre el proceso de primarias y la elección del próximo 21 de Mayo. No creo que deban ser mártires, ni eternos ganadores.

No, yo no creo que se tenga que ser Doctor en Económicas para ser Secretario General del PSOE, tampoco creo que sea fundamental representar la agrupación con mayor fuerza militante. No creo que deba ser mártir, ni eterno ganador, en realidad no creo que ninguno lo sea.

POR ESO VOTARÉ A PATXI.

No quiero hablar de currículos o de fuerza orgánica,ni de dimes y diretes; ni de diciembre, junio u octubre; ni siquiera del debate, quiero hablar de COMPROMISO. He militado en Euskadi en los tiempos en que un simple concejal en la oposición en un municipio de la margen derecha o izquierda o más allá, iban escoltados porque los mataban. Nos mataban a los socialistas, sólo por serlo, de un simple concejal a un secretario general de una agrupación de 60 militantes llevaban escolta: para ir al cine, para ir al Eroski, para ir a la universidad quien estuviera estudiando, para salir a cenar con la familia o de poteo con amigos.

Patxi López tenía que llevar escolta por ser socialista mucho antes de que Pedro terminara la universidad o que Susana se alzara como lideresa de esa gran federación que es el PSOE andaluz. Nadie le obligó, es cierto, ni a él ni a muchos, pero el mero hecho de que lo hicieran, el hecho de ser socialistas donde solo por ello te matan para mí tiene mucho más valor que todas las carreras universitarias y que todo el aparato orgánico. Su papel como secretario general del PSEE fue construir un partido fuerte en torno a su liderazgo y con un equipo de gente muy capaz, resultó en el partido que posteriormente ganó las elecciones al PNV y lo hizo bien, y el hecho de que lo hiciera bajo amenaza de muerte es en sí mismo un acto de heroísmo. Tuvo que pactar con ambos lados del acto parlamentario y no tuvo ningún reparo en hacerlo, quizás por que su candidatura ya representaba la lucha contra el sectarismo, o quizás porque la palabra demócrata cuando se dice en Euskadi tiene más peso.

Que presentara su candidatura fue para muchos un alivio, otro acto de heroísmo (que aquí hay muchos buenos, buenísimos, pero son pocos los valientes que viendo la situación, dan el paso), lo celebramos porque, al menos, teníamos opción los que no considerábamos que se tuviera que optar entre uno u otro frente, los susanistas y los pedristas. Había una opción que encarnaba la mediación, la conciliación, el ni estos son tan buenos ni los otros tan malos. Una tercera vía, el carril de en medio. Estaba la opción de ponerse a trabajar como alternativa a las lapidaciones internas. Lo expresó muy bien en el debate. Tiene un PSOE en la cabeza en el que cuentan los militantes pero que no son utilizados para refrendar actos del Secretario General de turno, defiende la participación y por eso cree que esta no puede ser intermitente, entiende que hay que darle seguridad jurídica a la toma de decisiones y por eso quiere que se incluyan modificaciones en los Estatutos. Asume la potestad de control de las federaciones y su representación en el máximo órgano entre congresos, el Comité Federal, y que éste no puede ser una camarilla de sostenedores de un Secretario general que se equivoca, que da bandazos, que no asume responsabilidades o que pretenda convocar procesos poco garantistas que aseguren su perpetuación en el cargo.

A pesar de ello hoy, le piden que se retire pero no lo hará porque un socialista vasco no se retira, no da una batalla por perdida, se lleva los golpes, se quita el polvo de encima y vuelve a la batalla. Con orgullo, dignidad y respeto por las siglas, Patxi como muchos otros socialistas se repondrá y seguirá apostando por el partido y la sociedad en la que cree y lo hará con su mejor talante, lo hará participando en el debate de la ponencia, y poniéndose manos a la obra con lo que pueda. Y yo lo votaré aunque me llamen unos cómplice y otros idealista, esos que hacen cálculos y que al final no se atreven a defender lo que creen porque no les dan las cuentas, y probablemente sigamos inmersos en el frentismo pero yo no habré colaborado a ello. Seguiremos discretos, humildes y conciliadores, seguiremos apostando por un partido focalizado en la sociedad y no en sus batallas internas, por el entendimiento y la voluntad de llegar a acuerdos,… quizás sea porque esto debería ser un Secretario general del PSOE.

Anotació

Curso de ética periodística

14 gen.

descarga

Como aquélla sección que semanalmente presentaba Juanjo de la Iglesia en el “Caiga quien caiga” hoy nos decidimos a enfrentar el análisis de una noticia publicada en el diario online Público.es “Las seis claves del decreto que obligará a los consumidores a plegarse a los bancos en las cláusulas suelo”

Es usual encontrarnos a diario textos que no resisten la más mínima exigencia en cuanto a los principios de ética periodística, a saber:

  1. Verdad y precisión
  2. Independencia
  3. Equidad e Imparcialidad
  4. Humanidad
  5. Responsabilidad

En este ejercicio, podía haber elegido cualquier otra noticia, quizás una que en virtud de mis preferencias políticas resultara más interesada. Podía hacer gala de cierto utilitarismo y elegir una en la que se alabara la gestión del PP y así matar dos pájaros de un tiro, “no quiero que gobierne el PP así que vamos a echar leña al fuego”. Pero si fuera así, quizás este ejercicio adolecería de falta de independencia e imparcialidad, lo que entraría en conflicto con lo que pretendo defender.

Hechos contrastados: el TJUE ha declarado nulas las cláusulas suelo que venían incluyendo los bancos españoles en las hipotecas, existen unos 5000 casos pendientes de resolución en los tribunales españoles y hay más de 2.5 millones de contratos hipotecarios que incluyen cláusulas suelo. A partir de aquí, parece que para el diario Público todo es interpretable.

Se obvia en el texto de la noticia hacer mención del motivo que imprime la necesidad de articular un medio de resolución del conflicto extrajudicial que básicamente estriba en la evidente sobrecarga que hoy ya tienen los tribunales de justicia españoles y cómo se sobre dimensionaría el problema si mañana esos 2.5 millones de usuarios interpusieran demandas por lo civil para reclamar lo que nadie niega que es suyo.

El periódico sólo hace una concesión sobre la brevedad del procedimiento extrajudicial al que se da un plazo máximo de 3 meses es: “Esta resolución rápida beneficia al consumidor” para luego a traición añadir “sin embargo, en pocos meses los juzgados sentenciarían también a su favor en el caso de que el Gobierno decida reforzarlos para hacer frente a la avalancha, como ocurrió con las Preferentes.”

¿Se habrá preguntado el periódico el coste para los contribuyentes que tendría la sobredotación de personal en Justicia para resolver esta crisis? ¿Cuántos apoyos serían necesarios por cada uno de los partidos judiciales? ¿Cuántos nuevos jueces, secretarios, oficiales? ¿Y qué decimos del plazo? Se vienen denunciando retrasos de más de dos años en resolver pero para el Público es “cuestión de pocos meses”. ¿Está verdaderamente el periódico preocupándose por las necesidades de los consumidores o del cuerpo de la noticia se atisba cierto interés de despreciar la fórmula para resolver esta crisis?

Se habla de “obligar a los consumidores” cuando el borrador habla de “voluntariedad”, se añade que el decreto pretende “plegarse a los bancos” lo que contrasta un poco con la voluntad de establecer una solución negociada que exigiría siempre la firma del consumidor. Como “condiciones disuasorias” se habla del caso en que el consumidor  no estuviera conforme con la propuesta y acudiera a la autoridad judicial para resolver, el literal de la propuesta dice que “sólo soportaría las costas del juicio el consumidor si la resolución judicial coincidiera con la propuesta de acuerdo previa de la entidad bancaria, pero el diario público decide explicárnoslo de esta otra forma  “las condiciones posteriores del decreto son disuasorias para el consumidor, porque tendrá que pagar a su abogado en caso de ganar.” Van un poco más allá, sin mala intención, simplemente haciendo gala de una total y absoluta falta de contraste, interpretando que es gerundio, “Si acude directamente al procedimiento judicial, la entidad puede allanarse antes de contestar a la demanda sin condena en costas” qué pernicioso Real Decreto que evitaría la condena en costas por el allanamiento a la demanda,  ¿O esto ya era así? Veamos el artículo 395.1 de la Ley de Enjuciciamiento Civil,

Artículo 395. Condena en costas en caso de allanamiento.

  1. Si el demandado se allanare a la demanda antes de contestarla, no procederá la imposición de costas salvo que el tribunal, razonándolo debidamente, aprecie mala fe en el demandado.

Bueno sería imposible a efectos prácticos condenar en costas por mala fe a una entidad que se adscribe a resolver por vía extrajudicial un conflicto. Pero ricemos el rizo, hemos venido a jugar, al final del artículo, el periódico declara que el decreto va a perjudicar a notarios y abogados que deberían redactar un nuevo contrato de hipoteca sin la cláusula nula, otro robo más del PP, olvidan de nuevo que según nuestro Código Civil la declaración de nulidad de una cláusula supone la invalidez de la misma, su ineficacia dentro del contrato que seguirá vigente en lo que no adolezca de los vicios de nulidad denunciados, es decir, no existe ninguna obligación de las partes de reescribir un contrato ni por tanto de acudir a notarios y abogados para ello.

Volvamos pues donde empezamos y refirámonos a los principios básicos de la ética periodística:

  1. Verdad y precisión. Apenas 4 frases, no más de dos párrafos del artículo son verdaderos y precisos en cuanto a la presentación del Real Decreto.
  2. Independencia. No vamos a confundir financiación con independencia editorial, sería fácil, es frecuente mencionar los asuntos monetarios para criticar la independencia del medio, podríamos hablar de Openbank, AirEuropa, Tuenti o algunas tiendas de moda que se anuncian en los laterales del artículo; pero vamos a exigirnos más. ¿Se debe o no se debe el diario en cuestión al sesgo ideológico de sus lectores? ¿Podrían permitirse presentar las bondades de un Real Decreto presentado por el PP y que seguramente y después del proceso de enmendaje aprobarán Ciudadanos, Coalición Canaria y el PSOE? No , no pueden, por tanto existe un interés en presentar la noticia de modo que sus lectores posicionados en su gran mayoría muy a la izquierda del tablero político “compren”, no hacen más que vender el producto que les pide su público potencial.
  3. Equidad e imparcialidad. Bueno ha quedado patente, no se ha presentado un cálculo de lo que podría costar a los bancos hacer efectiva la deuda por las cláusulas abusivas, ni siquiera se aporta una estimación, o lo que supondría para las arcas públicas que estos litigios tuvieran que seguirse por la vía judicial normal, ni siquiera se da una previsión a los consumidores de lo que podrían tardar en ver resueltos sus casos, se habla de pocas semanas más, ¿cuántas 2,3, 100, 200 quizás?
  4. Humanidad. No se trata de dilucidar si para el diario público.es escriben humanos, aunque sería divertido el sólo planteamiento de la hipótesis de que no sea así. Pensemos en los consumidores que realmente puedan necesitar de una resolución rápida del conflicto con las cláusulas suelo, aquél que esté parado, que deba un par de cuotas de la hipoteca, … ¿Piensan en esta gente?
  5. Responsabilidad. Después de años de litigios, de infinidad de trabas procesales con las que se han encontrado los consumidores demandantes, por fin hay una sentencia del TJUE y por fin se pone sobre el tablero político la necesidad de articular una solución negociada, ágil y beneficiosa para las partes en conflicto ¿es necesario hablar de la elaboración del Real Decreto como si de la apertura de la caja de los truenos se tratara? ¿Es necesario hacer tan vacuo, tramposo e interesado análisis para descalificar en el fondo a los partidos políticos que tratan de resolver esta crisis social y judicial? ¿Es acaso responsable ofrecer soluciones como defender que acabemos pagando los contribuyentes por el encarecimiento del presupuesto en materia de justicia? ¿Es responsable prever una resolución judicial en pocas semanas cuando hay gente que lleva años esperando?

Llegados a este punto nos quedan dos opciones

  1. redundar en la intención del Público.es y ofrecer la visión que sin complejos les hubiera gustado publicar, “Mariano Rajoy y el pandemonium (CS, PSOE y CC) exigirán el cuerno de un unicornio que baile flamenco a los consumidores que pretendan la devolución de la cláusula suelo”,
  2. u ofrecer una noticia “El Gobierno disuadirá las demandas masivas en la futura norma hipotecaria de cláusulas suelo” en la que creemos se realiza verdaderamente un ejercicio ético de la labor periodística, contrastando los pros y contras del Real decreto para que en definitiva sean los consumidores y a la vez electores y votantes los que decidan las bondades de la medida.

Hasta próximos análisis.

No tendréis mi odio.

26 nov.

portada_no-tendreis-mi-odio_antoine-leiris_201606281312

Abro el paquete y ahí están , dos libros, doy las gracias con ilusión mientras echo un primer vistazo, de inmediato hay uno que me llama la atención.

John Carlin, un partido de fútbol en Sudáfrica, interesante (me digo) pero no me voy a poner contigo ahora mismo, lo aparto como desecha un niño el día de Reyes el regalo más sofisticado, habrá tiempo para jugarlo, ya es mío, pero tengo otras prioridades. Es ese otro, el ilustrado con una mariquita en la portada el que quiero leerme ya.

“Este otro habla de la masacre en la sala Bataclán” me dicen.

– Lo sé.

Ya llevo 4 líneas, quería saber cómo estaba escrito y sigo… Mientras leo capto algunas palabras de fondo, he terminado el primer capítulo y creo que me han estado justificando la elección de “El factor humano”,…

– Seguro que está bien, respondo.

Llevo como 6 meses leyendo sólo teoría, hemos hablado alguna vez de la frustración que me produce tener dos o tres títulos aparcados, esperando su momento pero con “No tendréis mi odio” esto no va a pasar, se lee del tirón, te embauca en un segundo y te envuelve en una atmósfera de tal sensibilidad que cuesta muchísimo salir de ella.

Es una preciosa carta de amor, escrita en un momento tan temprano del dolor que mientras lees sientes que quizás no haya nada más cercano a la pureza. Son los 10 primeros días de una víctima de terrorismo y su hijo de 17 meses, cuando todavía uno no se pregunta las razones, cuando no asumió la pérdida, cuando ni se lo explica ni lo puede explicar.

Quizás es una huida hacia delante, pero una huida hacia delante valiente. Es un triste canto a la esperanza, porque hay un niño, un bebé que abastece de coraje a su padre y un padre que se siente torpe sin su amor, que se sabe tremendamente inhábil, y que descubre ese mismo juicio sobre él en la ayuda de los demás.

Se aparcan las preguntas sobre el futuro y uno se pregunta si es un héroe sólo por resistir, no existen los héroes ni las virtudes eternas. Habrá un presente a veces muy difícil, habrá debilidad y uno no siempre se reconoce en la entereza que simula ante los demás.

El nudo en la garganta te acompaña en el transitar de las páginas y permanece horas después de leerlo, es poesía.

Nunca se agradece lo suficiente cuando te regalan emociones.

 

 

Un velo de ignorancia para la democracia

23 jul.

justicia

Las leyes e instituciones de una sociedad tienen como función básica producir justicia, si no, deben ser rechazadas. La justicia debe mediar en las decisiones institucionales para distribuir los derechos y deberes de cada ciudadano, las cargas y beneficios que cada cuál obtiene al pertenecer a una sociedad.

¿Pero cómo podemos llegar a un acuerdo en una sociedad tan plural, tan social y económicamente fragmentada?

Supongamos que tratamos llegar a un acuerdo sobre los principios que deben regir una sociedad como la nuestra y que éstos sean aceptados por el conjunto de la sociedad y elegimos a diferentes representantes sociales para llegar a un consenso: tenemos a un agricultor extremeño, una estudiante de derecho andaluza, un profesor de ética de una universidad madrileña, una mujer de clase media alta catalana o un gallego administrador de una sociedad multimillonaria.

Todos estos representantes de nuestra sociedad ocupan una posición socio-económica distinta y los tipos de principios que escogerían para organizar una sociedad como la española irían en función de esta posición social. El agricultor extremeño quizás apostaría por una sociedad más igualitaria, pero le importarían poco las cuestiones de género, el administrador de la sociedad multimillonaria, podría aceptar una sociedad que acepte grandes desigualdades en la obtención de beneficios y la mujer de clase media alta catalana quizás podría estar de acuerdo con la existencia de ciertas desigualdades económicas pero le preocuparía la atención de un familiar dependiente. En estas condiciones no habría una verdadera deliberación para buscar la mejor opción de la sociedad en su conjunto sino un escenario en el que cada individuo justificara la estructura que mejor respondiera a sus intereses sociales, económicos, territoriales, de género, …

Jhon Rawls en su “Teoría de la justicia” arbitró una herramienta para entender cómo de justa o legítima debía ser una sociedad, y cómo se articularía el consenso entre los gobernados incluso dando por supuesto que cada cuál tendría sus propios intereses y serían estos los que regirían su decisión en la deliberación. Para Rawls una de las condiciones sinequanon era la imparcialidad.

Nuestra muestra de representantes se evidencia absolutamente parcial, y aunque entre ellos pudiera darse una mayoría, ¿significaría que el resultado de ese consenso mayoritario es justo? Vayámonos a los extremos, si se llegara al acuerdo mayoritario de permitir la esclavitud ¿sería esto justo? ¿Y si se aprobara por decisión mayoritaria practicar la eutanasia a quienes tengan alguna discapacidad cognitiva?

Rawls propuso que la deliberación se llevara a cabo con lo que llamó “un velo de ignorancia”, nadie sabría el lugar que ocupa en nuestra sociedad , su clase, estatus social, ni su origen o sus capacidades naturales, su fuerza, inteligencia, si tiene o no una enfermedad, cuál es su género… Al no saber estas circunstancias propias se posibilitaría la reflexión imparcial de cada uno de los sujetos, se establece como herramienta la ceguera sobre el ser mismo de cada individuo para favorecer la justicia (no en vano la Justicia en sus representaciones artísticas se presenta como ciega).

¿Cómo se resolvería la cuestión de la distribución de financiación? ¿Y de los impuestos? ¿Alguien negaría la posibilidad de pagar más impuestos si esto facilita que todos mantengan un mínimo acceso a educación o sanidad? ¿Quién se opondría a favorecer una igualdad de oportunidades? ¿Habría quien optara por colocarse a sí mismo en una sociedad que no garantizara un mínimo de distribución que contribuyese al desarrollo de los más desfavorecidos?

¿Cómo se resolvería una cuestión como la demanda de un referéndum de independencia si nadie supiera si es catalán o no? ¿Se permitiría que votara sólo una parte de la ciudadanía? ¿Hay quien se negaría a sí mismo poder decidir sobre la configuración de su país?

¿Qué nos dicen de la corrupción? Aunque alguno de nuestros representantes sociales hubiera sido un corrupto, ¿aceptaría la posibilidad de no castigar la corrupción cuando en caso de no ser él el corrupto pertenecería al grupo de los desfavorecidos? ¿Criticaría su propia actitud?

¿Quién negaría la conciliación familiar si desconociera su realidad laboral o de género, si tiene o no tiene hijos? ¿Y si desconociésemos nuestras capacidades naturales? ¿Elegiríamos una opción que pudiera suponer nuestro abandono o desatención social?

La justicia no debe depender de las idiosincrasias e intereses de cada individuo o grupo social, la justicia debe entenderse como imparcialidad y las decisiones que tomemos como sociedad deberían tomarse de forma tan imparcial y objetiva como la Dama de la Justicia.

Hooligans

22 jul.

 

ultras-zenit

  Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel.  David Lloyd George

 

Llevamos meses estancados, desde el 20 de Diciembre pasado, todos los días parecen iguales. Cada día hay un reproche por la falta de acuerdo y cuando lo hay no falta a quien le parezca insano, inadecuado o tramposo. Hemos ido a nuevas elecciones, tenemos de nuevo un resultado fraccionado, como por cierto se podía prever, y nadie está satisfecho.

Hace unos meses se reivindicaba el fin del bipartidismo como la solución a todos nuestros problemas, por fin el fin de las mayorías absolutas, por fin el fin de gobiernos monocolor, se harán necesarios los pactos… y sin embargo no parece que aquélla utopía parlamentarista, la de las negociaciones, la de los consensos pueda instalarse en una sociedad como la nuestra. No culparía exclusivamente a los partidos, estos no hacen más que reivindicar lo que sus bases o votantes les piden y me da la sensación de que el español medio sigue instalado en “su” frente, el de izquierdas o el de derechas, cuando en realidad las políticas que prosperan, aquéllas que suponen cambios reales, trascendentales, son las que consiguen poner de acuerdo a la mayoría parlamentaria y no a la eventual mayoría absoluta de unas urnas cuya estabilidad no suele soportar el cambio en el gobierno. Así ha ocurrido con las sucesivas leyes de educación o las reformas laborales, cada gobierno impulsa la suya o parchea una anterior que tampoco tuvo los necesarios apoyos para dotarla de cierta permanencia.

Sin embargo hay leyes cuya estabilidad es incuestionable, han venido a consolidar derechos, a modernizar nuestro sistema de bienestar y gozan de tal credibilidad entre la población que cuestionarlas sería un suicidio político. La ley del divorcio, ¿recuerdan cuando el vínculo matrimonial era indisoluble?, las leyes de igualdad entre hombres y mujeres que han reposicionado el deshonroso asunto de la infra-ocupación femenina, mejorado indudablemente estadísticas y están haciendo que cale entre la ciudadanía el debate de la conciliación familiar como una reivindicación de todos, hombres y mujeres. ¿Porqué no recordar la Ley de dependencia? ¿Algún partido podría presentarse hoy negando la necesidad de atender a personas dependientes?  Deben recordar también el debate que hubo en torno a la Ley de matrimonio homosexual, que a pesar de tener un escaso sector de la derecha en contra resultó finalmente asumida por el Tribunal Constitucional  que obedeció a su obligación principal, interpretar las leyes de acuerdo al sentir social. Ya había una amplísima mayoría social a favor de que todas las personas sin distinción tuvieran el mismo derecho a contraer matrimonio, el TC sólo tuvo que constatarlo. Hay muchas políticas que se han arbitrado desde grandes consensos, las pensiones, reformas administrativas, la lucha antiterrorismo, reformas de leyes penales y civiles, de protección del menor, de extranjería, de asilo y refugio, …

¿Alguien duda de que una Ley Anti-corrupción sería bien recibida por una amplísima mayoría social? ¿Alguien duda que el resultado de una mesa de negociación en la que participaran todas las Comunidades Autónomas (con Ceuta y Melilla, se entiende) sería aplaudido por el conjunto de la ciudadanía?

En realidad lo que tenemos hoy igual que ayer, son eventuales mayorías y un arco parlamentario permanentemente fraccionado a pesar de que hay cierto consenso social en lo que suponen los principales problemas de los españoles: la corrupción, el paro, el sostenimiento de las pensiones o un nuevo modelo de financiación.

¿Porqué si hay consenso en los problemas no parece haber voluntad de atajarlos? ¿Porqué no se trabaja para elaborar fórmulas que imposibiliten la corrupción o la castiguen más duramente? ¿Porqué no se realiza una reforma electoral para la elección directa de nuestros representantes y así evitar que gente sobre la que pesa la duda de gran parte del electorado pueda acceder a cargo público? ¿Porqué no se trabaja para reducir el paro? ¿Porqué no se firma un nuevo pacto de Toledo? ¿Porqué no se empieza a trabajar sobre la LOFCA?…

El principal problema, a mi modo de ver, es que la población en general toma la política como si de un partido de fútbol se tratara, somos hooligans de nuestro equipo, importa poco que se juegue mal o que el árbitro pite a nuestro favor, sólo importa el resultado. El Barça o el Madrid, no hay más. Incluso los que se declaran ajenos a la política como al fútbol siguen diciendo “todo menos que gane la derecha” o “cualquier cosa menos el rojerío” y no nos damos cuenta que la política no puede ni debe ser algo tan trivial. Muchos emiten el voto no para ofrecer su confianza a una alineación política sino para castigar a otra. Si fuésemos una sociedad madura nos felicitaríamos de ver como fuerzas opuestas firman acuerdos de gobierno como ocurre en el resto de Europa. Aquí no, aquí somos de “nuestro frente”, de nuestra trinchera ideológica y la defendemos rígida, inflexible. No aceptamos que en una democracia parlamentaria tan importante es el papel que juegue el gobierno como la oposición, y el resultado nunca puede ser marcarle un gol al contrario, debería motivarnos más marcarle un gol a la corrupción, o al paro, o reformar nuestras instituciones para que las futuras generaciones puedan vivir mejor que la nuestra.

No sólo los políticos deben ser estadistas, también los ciudadanos debemos dejar el hooliganismo a un lado, cruzar la trinchera, empezar a pensar en el futuro y eso exige transigir, exige dialogar, exige priorizar,… Exige algo más que defender unos colores intransigentemente, exige responsabilidad. Tenemos los políticos que nos merecemos, los de la bancada ultra a la que parece que todos de alguna manera pertenecemos.

EL COMPLEJO DE JUSTINE Y LA IZQUIERDA EUROPEA

19 jul.

maltrato

“¿Bajo qué fatal estrella tengo que haber nacido, me dije, para que me resulte imposible concebir un solo sentimiento de virtud que no sea inmediatamente seguido por un diluvio de males, y cómo es posible que esta ilustre providencia, cuya justicia me gozo en adorar, al castigarme por mis virtudes, me haya ofrecido al mismo tiempo la visión de quienes me aplastaban con sus vicios en la cúspide?…” Justine o los infortunios de la Virtud (Donatien Alphonse François de Sade, El Marqués de Sade).

Pobre Justine, un chica joven virtuosa, guiada por los más altos valores y los más férreos principios; encarnación de la verdad, del compromiso, de la justicia, de alguna manera abnegada, constante, piadosa, generosa, afable, clemente,agradecida…

A ella destinó el Marqués de Sade a sufrir los peores agravios, a ser injuriada y ofendida no sólo en su Fe sino también en su cuerpo en su mítica novela “Justine o los infortunios de la virtud”. Sufrió la traición de quienes más le importaban, de quienes idolatraba y a quienes más intentaba agradar y aunque su intención siempre fue prestar su ayuda a los que parecían necesitarla siempre fue utilizada, apaleada, insultada, vapuleada y despreciada.

Cuando salía adelante, Justine siempre lamentaba no haber podido hacer más por sus abusadores, captores, traidores y maltratadores, siempre mostraba compasión por los que creía alejados del bien, y aceptaba cada golpe como un castigo divino, como algo que en el fondo merecía por no haber puesto la otra mejilla, por no haber sido suficientemente piadosa, comprensiva, porque si eran malos con ella sería por algo, seguro había alguna causa detrás que lo explicaba y ella no había podido entender, rezaba para en el futuro estar a la altura de las circunstancias. De alguna forma, interpretaba ella, su sufrimiento era de justicia.

A muchos europeos les pasa como a Justine, cuando reciben un golpe buscan una forma de justificarlo, quieren “entenderlo” ¿qué hemos hecho mal? y rebuscan en su conciencia motivos para justificar el maltrato; “es por lo de Iraq“, seguro que ese ciudadano francés que decidió coger un camión  y atropellar a quien se encontraba por el paseo de los ingleses en Niza tenía una buena razón para sembrar tanto terror en tan pocos minutos, “no hemos estado a la altura“, “es una venganza justificada“,…

Poco importa que Francia fuese uno de los más tajantes opositores a la guerra de Iraq, porque aquéllo es algo que quedó en la conciencia colectiva como una componenda de mentiras que arrojó un resultado vergonzoso, quedó fijado en nuestra memoria como una tremenda injusticia, como un error, y lo fue; pero no puede servir  para indefinidamente explicar el dolor que hoy en día los yihadistas tratan de llevar a todo el mundo.

Cualquiera puede ser víctima de un fanático, y este nunca necesita razones para hacer lo que hace, sus actuaciones no provienen de razonamientos, su impulso no es hacer justicia. No, su impulso es hacer daño, la maldad por la maldad, el dolor para su regocijo, ¿tan difícil es ver esto?

Europa sufre el complejo de “mujer maltratada”, el de Justine.

Si pudiéramos acercarnos a esa mujer que ha sufrido maltrato psicológico y físico, que se siente inútil y fracasada, que busca en sí misma la culpa de una situación que ella no ha provocado, probablemente le diríamos: “tú vales mucho, eres valiente, tienes valor por tí misma, eres bella, eres buena, eres trabajadora, te preocupas por los demás, te importan las personas y no hay capacidad humana más grande que la de la empatía”…

Si le habláramos de su maltratador seguro trataríamos de sacarla de su ceguera, convencerla de que no podía hacer más por su acosador, que ni estando más callada, ni más sumisa, ni más agradecida o complaciente hubiera podido evitar las palizas. Le diríamos que ese vil personaje no merecía ni su respeto, ni sus lágrimas, nadie merece vivir con miedo, nadie merece vivir sometido, nadie es quién para atemorizar ni para someter a otros,… Le diríamos que la queremos tal y como es, le diríamos que cuente con nosotros.

¿Porqué no hacemos lo mismo con Europa? ¿Porqué no nos pedimos auto-respeto, dignidad y orgullo? ¿Porqué no nos animamos a levantar la cabeza, a mirar de frente los problemas y enfrentarlos sin miedo, sin culpas?

Porqué no nos decimos a nosotros mismos que vivimos en la tierra de las oportunidades, donde todo el mundo querría vivir, donde se vive en Paz, donde conviven muchas culturas en el respeto mutuo, donde muchos expatriados, donde los que huyen eligen vivir. Somos el continente, la unión de estados, que más coopera al desarrollo de los rincones más desfavorecidos del Planeta, el que más se preocupa por hacer del mundo un lugar mejor. Aquí se garantizan los derechos humanos, seas quién seas vas a tener resguardados tus derechos, aquí existe la tutela judicial efectiva,  se tiene derecho a un juicio justo y a elegir a los que nos gobiernan y por supuesto aquí no hay hordas de radicales armados exigiendo  sometimiento a la violencia.

Europa es un oasis de libertades cuya mera existencia irrita a los fanáticos, aquéllos que quieren imponer su sharia, su desierto falto de humanidad y donde cualquier resto de civilización, si la hubo alguna vez, fue convertido en una anécdota mucho tiempo atrás. Aquellos fanáticos que lapidan al disidente, los que no ofrecen mayor oportunidad que el sometimiento, los que no creen en la igualdad de todos los seres humanos,  aquéllos que no saben el significado del diálogo porque sus conversaciones se articulan a través del terror, del dolor y el sufrimiento.

Esos fanáticos que atentan hoy aquí, son los mismos que empujan a miles de musulmanes a buscar en Europa lo que en sus países es simple y llanamente un imposible. Los que huyen de allí buscan sobre todo un futuro, y más que nada un futuro de libertad para sus hijos, buscan la Paz y las oportunidades que en su país ni siquiera se atreven a soñar por miedo a la represalia de los integristas. Los que los obligan a huir son los mismos exaltados que hoy que miran con recelo Europa los que la quisieran destruir porque significa todo aquéllo que aborrecen, todo aquéllo que ni en un cielo de 7 vírgenes tendrían, el oasis de los principios y valores democráticos frente a la aniquilación del que opine distinto, la discriminación sexual, de castas, política y religiosa, en definitiva, oasis frente a desierto.

Yo invito a verlo así: Europa es sobre todo sinónimo de Libertad. Libertad de expresión, de reunión, de asociación, religiosa… donde todos tienen derecho a educar a sus hijos en igualdad, donde tenemos derecho a que nadie nos imponga una identidad ni racial, ni étnica, ni religiosa, ni cultural, ni lingüística, ni sexual… Donde se tiene el derecho a ser quienes somos, quienes queramos ser, sin imposiciones de ningún tipo, sin miedo.

No nos atacan para devolver una deuda pendiente, nos atacan porque Europa representa todo lo que odian, y sobre todas las cosas la que más odian es la LIBERTAD.

 

 

 

El Brexit, una patada a todo lo que era bueno.

24 juny

brexit

Hoy 24 de Junio de 2016, Europa es un lugar más triste.

No puedo decir que ayer fuera jauja, venimos de una grave crisis que todavía muestra espasmódicamente sus consecuencias y hay cierto consenso en que no se han hecho las cosas bien. Se han construido fronteras artificiales, se han negociado responsabilidades sobre el devenir de seres humanos desplazados de conflictos armados,… pero sobre todo lo que más me duele es que se han azuzado movimientos nacionalistas y xenófobos como el Frente Nacional de Le Pen, los Verdaderos Finlandeses, el FPO austríaco, Amanecer Dorado en Grecia, Alternativa para Alemania, el Ley y Justicia en Polonia o el reciente ganador del Brexit, el UKIP en Reino Unido.

Todos han ganado fuerza tras la crisis económica y la reciente amenaza del DAESH. Todos ellos comparten argumentos racistas, “hay que impedir la entrada de inmigrantes” ha dicho Le Pen, Amanecer Dorado decía que si había que apretarse el cinturón que fuera sólo por los verdaderos griegos, los de Alternativa para Alemania convocan manifestaciones “contra la islamización de occidente” y el UKIP presenta el proyecto europeo como una cola de refugiados sirios que avanza hasta las puertas de un Reino Unido que sólo puede negar su adhesión a la UE porque eso supone una responsabilidad sobre los que peor lo pasan en Europa y a ellos “a solas les va mejor y tocan a más”. Defienden su euroescepticismo basándose en criterios de superioridad nacional, frente al sueño de integración e igualdad que supone la UE.

Entiendo todo esto como una amenaza a los valores sociales europeos, y es cierto que hay problemas que resolver, cuestiones que atajar, pero no podemos perder de vista todo lo que conseguimos con el proyecto de la Unión. Logramos construir un período de Paz de varias décadas, construir un mercado común, que jóvenes de todas partes de Europa pudieran estudiar en cualquier país y poder ejercer su profesión donde mejores expectativas de futuro tuviesen siendo tratados como iguales en derechos y libertades por muy lejos que estuvieran del país que les vio nacer, se eliminaron las fronteras y se liberalizó el mercado de trabajo, se estableció un marco de cohesión legislativa, se ha instalado la evaluación de la Corte de Derechos Humanos sobre las resoluciones judiciales nacionales como instrumento que haga coherentes las formas de entender los derechos y libertades de los europeos, que un alemán o un portugués pudieran ver defendidos sus derechos en un marco superior de entendimiento de los mismos superado el ámbito nacional.

Quizás lo que más me enfada y desilusiona es que a todo esto se llegue con el disfraz pseudo-democrático del “derecho a decidir”. Esa trampa de  que sólo por votar el resultado es democrático, porque no lo es. La Democracia y la Unión Europea tienen como principios y valores inspiradores la Igualdad, la Solidaridad y el respeto a los Derechos Humanos, son valores que defendemos como propios e inalienables de todo ser humano con independencia de su raza, origen, género, religión y orientación sexual, pero hoy, en esta gris Europa ha triunfado el nacionalismo euroescéptico, el de las fronteras, el de las razas, el contrario a otras religiones, el que no asume responsabilidades sobre los desastres humanitarios, el que niega la entrada a los necesitados, el que entiende que la defensa de su propio bolsillo bien explica cerrar la puerta en las narices a los demás (humanos,antes iguales). Estamos dejando que este discurso triunfe, que haya más nacionalismos, que unos se sientan con más derechos que otros, que la solidaridad sea concebida como una fórmula de sacarnos el dinero de los bolsillos y no como una garantía de progreso social y si cabe, lo estamos agravando al concebir que esa patraña del “derecho a decidir” no será una artimaña para que los discursos más populistas, excluyentes y xenófobos calen en una sociedad, la europea, que hace apenas 71 años se enfrentaba a la IIGM, consecuencia directa de discursos xenófobos y supremacistas, el odio y el temor al distinto enarbolados como argumentos políticos.

Los que defendemos la integración, los que queremos una Europa responsable, solidaria, no ajena al dolor por lo que ocurre allén de nuestras fronteras, los que entendemos que los proyectos que merecen la pena hay que defenderlos hasta el final, lucharlos, los que hemos mirado alguna vez con ilusión ese proyecto de Paz, Igualdad y Solidaridad, no podemos compartir posturas como la que hoy algunos consideran “verdadera democracia”, no podemos defender que allá cada cuál con lo que le ocurra, o que la soberanía se explica exclusivamente sobre reduccionismos locales y decisiones sectarias, o que no hay forma de entender una soberanía de la Unión, común, integradora e igualitaria.

Mañana podríamos estar votando la negativa a los refugiados a entrar en nuestras fronteras, probablemente vendría tras el calado del discurso del miedo al Islam (consecuencia de execrables atentados por grupos integristas) o de la mano de la falta de recursos económicos, o el paro,… Seguro este discurso vendría articulado por salvapatrias acomodados socialmente e instalados en la negativa a la cooperación, o en la defensa de unos ciudadanos respecto a otros, el típico y cada vez más común “no son como nosotros”. Hay cosas que no deberíamos poder decidir, y algunos no se dan cuenta que los peores discursos, son los que más calan en contextos de crisis, por eso la responsabilidad no debería permitir jugar a una carta todo lo que hemos construido.

 Nunca he asumido argumentarios apocalípticos porque siempre he pensado que hay un consenso sobre los valores democráticos (hoy creo haber perdido un poco de esa inocencia); pero hoy, cuando me digan “esto es Europa” como si fuera un salvoconducto o existiera una vacuna que simplemente por estar en Europa nos defendiera de virus como la xenofobia, no podré dejar de sentir un pinchazo en el corazón, un triste presentimiento de que de no hacer nada los que creemos en esos valores; lo que “era Europa” dejará de serlo.

Bienvenidos a la nueva política

17 juny

Equipo Ahora Madrid, nuevo gobierno Municipal

Acaba de saltar la polémica, llevamos pocos días de nuevo gobierno municipal en Madrid y podría decirse que a cada minuto salta un escándalo, sobre todo por lo relacionado con los que acompañan a Manuela Carmena en esta andadura. Algunos, protegidos por el anonimato que hace poco ostentaban han visto escrutados en sus TL del Twitter (adorable vertedero de incontinencias e improperios donde los haya) y han sido moralmente recriminados con cierta  generalidad por el público que no se adscribe a su recién llegado partido político. Y es que es difícil cuando se hace con ahínco, no encontrar algún desliz que pudiera resultar injurioso cuando se examinan las publicaciones en redes de alguien.

Aunque no es esta, la que les escribe, muy dada a la  ofensa, algún insulto o improperio seguro ha salido de mi teclado y sido plasmado en redes, quizás fruto del hastío ante alguna injusticia, lo reconozco, soy de personalidad reactiva. Pero no hablamos de esto. Se habla de falta de ejemplaridad y de ofensa a colectivos especialmente susceptibles, léase judíos, las niñas de Alcáser o víctimas de ETA. Es innegable que el público tiene derecho a exigir a quienes paga el sueldo cierto grado de sensibilidad, nada especial, simplemente no es necesario colgar ministros ni amenazar con coger un kalashnikov… ni por supuesto ninguna de las otras salidas de tono. Aun así, siempre quedará el manido discurso de la dificultad de expresarse en 140 caracteres y el sacar un tuit de su contexto.

Sin embargo, de todos estos hay un suceso, el que protagoniza Rita Maestre, que quizás sea el más singular; porque no sólo los hechos que también el contexto, constituyen  una infracción del pacto de investidura, en el que se exigía “la ausencia de imputados en las listas”.

Desde Podemos intentan poner en valor la acción por la que ha sido imputada como la acción de una  activista pro-laicismo. Quieren que se atienda a este suceso como un acto de compromiso. Incluso Carolina Bescansa afirmaba ayer que los hechos por los que la imputaron, fueron en defensa de la Constitución (alguien la llamaba “triste trapo que lo aguanta todo”, no a Carolina, a la Constitución, que hay que explicarlo todo).

Algunos centran la polémica en el seminudismo de las activistas (algo que pusieron muy de moda las FEMEN en sus protestas pero que no se ha demostrado contribuya en forma positiva a nada más que a cierto gusto por el exhibicionismo y al deleite del voyerismo del respetable), otros, en los insultos proferidos, incluso algunos, tratando de defender la protesta, argumentan forzosamente que una “capilla” es un espacio público.

Pero ¿cuánto hay de verdad en todo esto?

La RAE define el laicismo como la “doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa.” Ésta es su definición más simple, pero los teóricos del laicismo han venido a desarrollar mucho más este concepto y afirman que “No es el laicismo, como a veces se afirma, enemigo de la religión. Al contrario: el laicismo garantiza el libre ejercicio de todos los cultos y además se empeña en rodearles de toda la respetabilidad posible y de alejarlos de los riesgos de las luchas políticas.”

Siendo entendido el laicismo como una opción de Estado al margen de la religión y que garantiza el libre ejercicio de todos los cultos, ¿cómo puede afirmarse que la acción de Rita es una acción pro laicista?

Recordemos que según el escrito de la Fiscalía: Maestre y Meleiro entraron sobre la 13.30 horas en la capilla del Campus de Somosaguas “guiados por el ánimo de ofender los sentimientos religiosos de los allí presentes y de todo el colectivo católico”. En presencia del capellán y de varios estudiantes que se encontraban allí orando, invadieron el espacio destinado al altar portando imágenes del Papa con una cruz esvástica y leyeron distintos pasajes de la Biblia así como diversas citas de santos y obispos.

Acto seguido,  Rita Maestre y otras mujeres no identificadas se desnudaron de cintura para arriba y abandonaron la cacpilla al grito de “vamos a quemar la Conferencia Episcopal”, “el Papa no nos deja comernos las almejas”, “menos rosarios y más bolas chinas”, “contra el Vaticano poder clitoriano”, “arderéis como en el 36” y “sacad vuestro rosarios de nuestros ovarios”.

¿Es esto un acto de reivindicación pacífico? ¿Un acto de respeto? No, el caso por el que está imputada la portavoz por Ahora Madrid (miembro de la ejecutiva  nacional de Podemos) es un acto de agresión al hecho religioso, un insulto, una profanación en toda regla, es un trato ultrajante e irrespetuoso al templo en que se oraba y a los que en ese momento realizaban su derecho de culto protegido por la constitución. Desde luego, ni forzando mucho la maquinaria de propaganda podemista (la de Bescansa) no es posible encajar esto ni en un acto de reivindicación pública, ni en una defensa del Estado laico , ni por su puesto en el ejercicio de la Libertad de Expresión cuyo ejercicio, siempre se circunscribe al respeto a los demás.

Siempre he defendido que para la organización estatal el concepto de Estado Laico es el idóneo al garantizar la coexistencia de los distintos cultos (o el ejercicio de ninguno) y la no intromisión de las religiones en los actos de puro gobierno. El Estado laico estima que el concepto religioso es enteramente ajeno a sus actividades. Pertenece al fuero interno de cada persona. Respeta el que cada uno tiene, sin imponerle alguno con base en la fuerza coactiva del Estado. Y desde esta defensa no podemos aceptar que se diga defender el laicismo con la agresión al sentimiento religioso de nuestros conciudadanos. No es de recibo.

En el fondo de la cuestión, el caso no es que sea éticamente reprobable, es que además está sancionado penalmente. Algunos, los  renegados del Estado, profanos antisistema,  de los que se alimentan las fauces de Podemos y su “nueva” política, dicen “Países donde protestar en tetas en una capilla te puede llevar a la cárcel: la Rusia de Putin, la España de Rajoy” y algunos añadirán “Marca España” sintiéndose los más doctos críticos de la Jurisprudencia Confesional mundial. Pues bien , frente a la falsedad , datos:

Código Penal Español (artículo 523)

El que con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impidiere, interrumpiere o perturbare los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas inscritas en el correspondiente registro público del Ministerio de Justicia e Interior, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años, si el hecho se ha cometido en lugar destinado al culto, y con la de multa de cuatro a diez meses si se realiza en cualquier otro lugar.

Código Penal Francés (artículo 431.1)

La Ley Francesa de Separación Iglesia Estado de 1905 (Carta de Naturaleza del Laicismo Universal).

El Código Penal Alemán (artículo 167)sobre la perturbación del ejercicio de culto 

Y el Noruego, en su Código Penal (artículo 138)

Podemos continuar, y en cada estado democrático encontraremos el mismo ilícito penal. Hay un bien jurídico protegido , el sentimiento religioso, que ha sido agredido en su ejercicio.

Sobre la resolución del caso, el juez dirá, pero de momento hay que tomar decisiones políticas.

  • ¿Puede un imputado formar parte de una candidatura municipal? Según Carmena, no. Aunque ahora y a toro pasado vamos a matizar el hecho de “imputado”, no había que matizarlo con el requisito resultadista, no había que matizarlo con la presunción de inocencia que ampara a todos los españoles, no había que matizarlo hace poco según hechos delictivos (necesitaríamos que Pablo Iglesias nos pasase su lista de hechos delictivos cuya imputación supondría la revocación del derecho de representatividad pública)… Ahora, en Madrid, se hace necesario matizar, incluso cayendo en la contradicción con lo que hace poco postulábamos, y Carmena matiza “no es una imputación por corrupción”.

Después de los matices que cada uno quiera añadir al hecho de la imputación,

  • ¿Puede alguien que haya ofendido el derecho de culto religioso ser cargo en un nuevo gobierno en la ciudad más importante de España? ¿Hay votantes que pudieran sentirse ofendidos? ¿No es un gobierno municipal quien ha de representar a TODOS y cada uno de sus ciudadanos? ¿O sólo representan a quien les vota?

Acaban de empezar y ya hay que hacer concesiones, hace un tiempo se hablaba de méritos y capacidad, hoy  este debate ha decaído frente al “los de abajo y los de arriba” como si la política fuese en realidad una comunidad de vecinos mal avenida. Pero da igual, no hay que evaluar mucho, sólo poner líneas rojas, ¿cuál sería el límite de bochorno aceptable?

Decía hoy Cristina Pardo en su artículo “El sentido común”:

  • Quiero que las personas que me representan no escriban un texto de 11 líneas en un blog sin más recursos que “cagarse dos veces en la puta madre” de políticos de otros partidos, decir que lo mandaría todo “a tomar por culo” y concluir que si viviera en Bilbao se sentiría legitimado para “pelear por la libertad por medio de la lucha armada”.

Lo peor no es lo que digan o hagan, sino cómo lo pretenden justificar, no Carmena (que ya la pobre tiene con gestionar lo que le ha tocado) sino el equipo Podemos, un partido que pretende ser referente en toda España. Vienen pisando fuerte, casi imponiendo las normas de juego, como guardianes de las esencias de la pulcritud y el buen hacer y sin embargo al primer traspié encuentran alguna argucia argumentativa para salvar los trastos como “buenamente se pueda”.

Hoy Pablo Iglesias ha salido a  defender a Rita asimilando su actuación a la de Nelson Mandela y decía “La consecución de derechos civiles implica iniciativas contrarias a derecho”, pretendiendo igualar la lucha contra el apartheid , la persecución de ciudadanos sudafricanos con el numerito de su amiga ¿puede haber algo más tramposo? ¿Hay algún derecho civil violado en la libertad de ejercicio de culto de algunos? ¿Es que no hemos curado heridas? ¿Hay que volver a la confrontación de  identidades, a los míos son los buenos y  los demás al paredón? La quema de los conventos, la persecución de los fieles,…

Bienvenidos a la Nueva Política.

“Es Sindicat”

4 març

La defensa del Patrimonio Cultural no es un tema baladí.

Blog personal d´Antoni Nadal

No es oficio ni beneficio del que les escribe entrar en el fondo de un debate político cuando mi interlocutor se refugia detrás del anonimato, y mucho menos cuando se publica desde el desconocimiento dado lo publicado en el periódico local “Felanitx”. Pero entiendo que por responsabilidad con la labor que hice durante mi etapa de concejal corresponde al menos dar respuesta a lo que creo que es una patinada supina.

Todo esto se lo cuento en relación al debate surgido por una decisión del pleno ordinario del Consell de Mallorca del pasado mes de Febrero sobre el asunto de la expropiación del edificio “Es Sindicat” y por el cuál puse un comentario en mi muro personal de Facebook:

Comentario en mi muro de Facebook personal

Mi comentario, venía a expresar mis dudas al llevar una moción aprobada por unanimidad en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Felanitx que instaba al Consell de Mallorca a:

1.- Siguiendo…

View original post 1.099 more words

Derecho a Decidir que NO.

7 nov.
  • Que Artur Mas no es el Mesías, ni l´Estat propi el paraíso.
  • Que no se puede pasar un Gobierno la legislatura entera recortando derechos a sus ciudadanos, destruyendo pilares del Estado de Bienestar como la Sanidad y la Educación (competencias autonómicas) mientras gasta a porrones el dinero de los contribuyentes haciendo propaganda de su propio proyecto y subvencionando entidades privadas afines con el dinero de todos. Que no es de recibo.
  • Que no hay motivos para destruir la convivencia.
  • Que no hay persecución del catalán, ni persecución de la cultura catalana, ni dentro de Catalunya, ni en el resto de España. Que jamás en la historia de Catalunya el acceso a la cultura; a la lengua, literatura,… había sido más garantizado por las instituciones ni tan respaldado por las Leyes; y que ser catalán y catalanista no tiene porqué estar enemistado con ser español.
  • Que no hay motivos para seguir enfrentando identidades, levantando muros entre ciudadanos. Que es una gran irresponsabilidad del Govern poner unos frente a otros a: catalanes que no se sienten españoles, catalanes que se sienten tanto españoles como catalanes y catalanes que se miran al espejo cada mañana y no se reconocen de otra forma que como españoles. Que las identidades coexistentes en Catalunya, los sentimientos de pertenencia, son muchos, Catalunya es diversa, plural, conviven en ella tantos sentimientos patrios casi como individuos y que ningún gobierno tiene derecho a enfrentarlas. La obligación de un Gobierno, es elaborar las políticas necesarias para que los ciudadanos puedan vivir en paz se sientan como se sientan, de L´Alt Ampurdà o del Este del Mississippi.
  • Que no se puede pasar por encima de la Constitución y de las leyes para llevar adelante un proyecto de división porque esto supondría que la ilegalidad si viene del Gobierno, es aceptada, y que todo vale para llegar a los fines anhelados por el Gobierno de turno. Que no hay nada más anti-democrático que pasarse por el forro de la chaqueta la Ley, que es muy peligroso y que nos sentimos contentos y orgullosos de que esta impunidad no exista.
  • Que no creemos los datos económicos que manejan los soberanistas para defender el “Espanya ens roba” que la fiscalidad propia y financiación catalanas, han sido negociadas en multitud de ocasiones por los soberanistas en Madrid y que de ser desfavorables en algún punto, son los soberanistas, los que nos quieren llevar a la escisión, responsables en un 50%.
  • Que no, que el argumento de la renta más alta o la mayor contribución fiscal de los catalanes al resto de España no nos parece razonamiento suficiente para enarbolar la bandera de la ruptura. Y que de aceptar este argumento (en contra de la solidaridad e igualdad entre ciudadanos) no entenderíamos qué impediría a las élites en Catalunya, dejar de contribuir con sus impuestos al sostenimiento de las rentas de los barrios o pueblos más pobres, que son cada vez más. Que el sálvese quien pueda no es la mejor forma de salir de las crisis y que sólo beneficia a los que ya tienen un pie fuera, a las élites.
  • Que no, que no nos explican el proyecto porque no lo tienen, que no se habla del futuro de las pensiones, ni de quién pagará la factura del rescate de las cajas, ni se dice que Catalunya sería ajena al proyecto común europeo el mismo día que se declarara la Independencia, que no se explica el coste para nuestras empresas cuyos máximos beneficios provienen de las ventas e inversiones del resto de Espanya
  • Que no es una convocatoria oficial de referéndum, que esto es otra pantomima independentista.
  • Que no es legal, que no habrá garantías ni organismos oficiales que aseguren la limpieza y trascendencia de la votación, sólo unos cuántos independentistas voluntarios y voluntariosos, en pro de lo suyo, ya se sabe. Que la ANC y otras de las asociaciones voluntarias en la consulta pro-independencia no tienen legitimidad para controlar los datos personales de las personas que vayan a asistir o no el 9N.
  • Que no es un proceso electoral decisorio del futuro de Catalunya, no está reconocido por la Constitución ni avalado por las leyes españolas.
  • Que no hay motivos para irnos y sí muchos para quedarnos.

Porque No, no compramos la moto gripada del Independentismo, no creemos en su proyecto, ni en el proceso y no creemos que nadie tenga derecho a repartir el carné del Buen catalán.

(Para leer en catalán pincha aquí –> https://sinbrujulaysinmapa.wordpress.com/2014/11/08/dret-a-decidir-que-no-versio-en-catala/ )

%d bloggers like this: