Arxius | POLITICA RSS feed for this section

MONOS VERSUS IMBÉCILES

24 maig

Quizás lo hayan visto, un vídeo que se convirtió en viral a principios de año extracto del programa “Spy the world” de la BBC. En él, un grupo de científicos introduce en una manada de monos langur un animatronic imitando las características propias de los bebés de la especie y capaz de gesticular y emitir algunos sonidos con el objetivo de engañar a la manada.

Uno de los monos siente curiosidad por el “nuevo” y juguetea con él hasta que por error, lo precipita al vacío. De inmediato, baja a socorrer al herido, lo abraza y lo vuelve a dejar con cuidado en el suelo. La tristeza se adueña de la manada, paralizan su actividad para rodear al “fallecido”, se acercan, lo tocan con cuidado intentando identificar algún signo de vida… Asumen la noticia, está muerto, y la toman como cuando uno de los “suyos” muere, se abrazan unos a otros reconfortándose, gimen, sienten el dolor de la pérdida por un recién llegado al que apenas empezaban a conocer… No hay dudas, es EMPATÍA y es tan natural en esta manada de monos, como en los humanos. Nos sucede lo mismo cuando vemos el sufrimiento ajeno y cercano, hay casi siempre (salvo psicopatías) una respuesta emocional.

El lunes pasado en Manchester murieron 22 personas consecuencia de un atentado suicida. Uno no puede ver las imágenes o escuchar las historias sobre las vidas truncadas sin contener las lágrimas y no podemos porque sentimos el dolor como propio. Nos colocamos en la piel de las familias que no volverán a estar completas, de los amigos que no volverán a jugar con aquélla niña tan hermosa y alegre a quien la madre, en el hospital, tampoco volverá a besar. Se establece una nueva comunidad, la de los que lo sentimos, y poco importa que esto haya ocurrido en el vecindario o en un país vecino. Ya existe cierta comunidad cultural entre los países europeos, pero además, el acto de terrorismo, nos recuerda que también somos objetivos, que ya ocurrió en París, o Niza, o Bruselas… Podríamos haber sido nosotros.

Y tratamos de llevarlo, de asumirlo, cuando aparece el “fiscalizador de la empatía” (cargo ejercido por no pocos imbéciles de manual) que suma las muertes, las reduce a un porcentaje y las relaciona con otros porcentajes de otras muertes, por otras causas, en otros lugares, pero igual de tristes y lamentables.

federicoturpeEMPATIA

El fiscalizador, nos reprocha ese sentimiento empático, “Horrorizados por un 1% de las muertes que hay cada día” como si no se pudiera sentir algo sin hacer constar todo lo que se siente y como si un triste porcentaje pudiera ridiculizar las pérdidas y los sentimientos de muchas personas. El fiscalizador, o el imbécil si lo prefieren, se coloca en un plano superior de moral en que ni la proximidad geográfica, ni la cultural son suficiente para sentir las muertes del primer mundo, ni siquiera que la amenaza sea la misma para nosotros, que seamos también objetivos de la misma. Él no siente ni padece la pérdida de un triste mono mientras no se sienta y padezca la de miles de ellos a la vez. Al fiscalizador le importa la cantidad. Él está por encima de las circunstancias de tiempo y lugar,… Va más allá, nos culpa de ellas, se regocija en la idea de que el terrorismo imparte cierto tipo de justicia divina, la que merecemos los que no mostramos el dolor que nos produce que haya niños famélicos cuando vemos a gente desmembrada en las calles de Manchester. Parece pensar “os quejáis de 22 muertos pues venga el terrorismo a daros más”.

Da igual que lo sintamos quizás de la misma manera, con el mismo horror… para los imbéciles, es más importante poder señalar a los demás. Es eso lo que hace, entona un mea culpa colectivo “nos merecemos los atentados” pero en realidad dice, “os lo merecéis, que YO veo más dolor y más lejos”.

EL COMPLEJO DE JUSTINE Y LA IZQUIERDA EUROPEA

19 jul.

maltrato

“¿Bajo qué fatal estrella tengo que haber nacido, me dije, para que me resulte imposible concebir un solo sentimiento de virtud que no sea inmediatamente seguido por un diluvio de males, y cómo es posible que esta ilustre providencia, cuya justicia me gozo en adorar, al castigarme por mis virtudes, me haya ofrecido al mismo tiempo la visión de quienes me aplastaban con sus vicios en la cúspide?…” Justine o los infortunios de la Virtud (Donatien Alphonse François de Sade, El Marqués de Sade).

Pobre Justine, un chica joven virtuosa, guiada por los más altos valores y los más férreos principios; encarnación de la verdad, del compromiso, de la justicia, de alguna manera abnegada, constante, piadosa, generosa, afable, clemente,agradecida…

A ella destinó el Marqués de Sade a sufrir los peores agravios, a ser injuriada y ofendida no sólo en su Fe sino también en su cuerpo en su mítica novela “Justine o los infortunios de la virtud”. Sufrió la traición de quienes más le importaban, de quienes idolatraba y a quienes más intentaba agradar y aunque su intención siempre fue prestar su ayuda a los que parecían necesitarla siempre fue utilizada, apaleada, insultada, vapuleada y despreciada.

Cuando salía adelante, Justine siempre lamentaba no haber podido hacer más por sus abusadores, captores, traidores y maltratadores, siempre mostraba compasión por los que creía alejados del bien, y aceptaba cada golpe como un castigo divino, como algo que en el fondo merecía por no haber puesto la otra mejilla, por no haber sido suficientemente piadosa, comprensiva, porque si eran malos con ella sería por algo, seguro había alguna causa detrás que lo explicaba y ella no había podido entender, rezaba para en el futuro estar a la altura de las circunstancias. De alguna forma, interpretaba ella, su sufrimiento era de justicia.

A muchos europeos les pasa como a Justine, cuando reciben un golpe buscan una forma de justificarlo, quieren “entenderlo” ¿qué hemos hecho mal? y rebuscan en su conciencia motivos para justificar el maltrato; “es por lo de Iraq“, seguro que ese ciudadano francés que decidió coger un camión  y atropellar a quien se encontraba por el paseo de los ingleses en Niza tenía una buena razón para sembrar tanto terror en tan pocos minutos, “no hemos estado a la altura“, “es una venganza justificada“,…

Poco importa que Francia fuese uno de los más tajantes opositores a la guerra de Iraq, porque aquéllo es algo que quedó en la conciencia colectiva como una componenda de mentiras que arrojó un resultado vergonzoso, quedó fijado en nuestra memoria como una tremenda injusticia, como un error, y lo fue; pero no puede servir  para indefinidamente explicar el dolor que hoy en día los yihadistas tratan de llevar a todo el mundo.

Cualquiera puede ser víctima de un fanático, y este nunca necesita razones para hacer lo que hace, sus actuaciones no provienen de razonamientos, su impulso no es hacer justicia. No, su impulso es hacer daño, la maldad por la maldad, el dolor para su regocijo, ¿tan difícil es ver esto?

Europa sufre el complejo de “mujer maltratada”, el de Justine.

Si pudiéramos acercarnos a esa mujer que ha sufrido maltrato psicológico y físico, que se siente inútil y fracasada, que busca en sí misma la culpa de una situación que ella no ha provocado, probablemente le diríamos: “tú vales mucho, eres valiente, tienes valor por tí misma, eres bella, eres buena, eres trabajadora, te preocupas por los demás, te importan las personas y no hay capacidad humana más grande que la de la empatía”…

Si le habláramos de su maltratador seguro trataríamos de sacarla de su ceguera, convencerla de que no podía hacer más por su acosador, que ni estando más callada, ni más sumisa, ni más agradecida o complaciente hubiera podido evitar las palizas. Le diríamos que ese vil personaje no merecía ni su respeto, ni sus lágrimas, nadie merece vivir con miedo, nadie merece vivir sometido, nadie es quién para atemorizar ni para someter a otros,… Le diríamos que la queremos tal y como es, le diríamos que cuente con nosotros.

¿Porqué no hacemos lo mismo con Europa? ¿Porqué no nos pedimos auto-respeto, dignidad y orgullo? ¿Porqué no nos animamos a levantar la cabeza, a mirar de frente los problemas y enfrentarlos sin miedo, sin culpas?

Porqué no nos decimos a nosotros mismos que vivimos en la tierra de las oportunidades, donde todo el mundo querría vivir, donde se vive en Paz, donde conviven muchas culturas en el respeto mutuo, donde muchos expatriados, donde los que huyen eligen vivir. Somos el continente, la unión de estados, que más coopera al desarrollo de los rincones más desfavorecidos del Planeta, el que más se preocupa por hacer del mundo un lugar mejor. Aquí se garantizan los derechos humanos, seas quién seas vas a tener resguardados tus derechos, aquí existe la tutela judicial efectiva,  se tiene derecho a un juicio justo y a elegir a los que nos gobiernan y por supuesto aquí no hay hordas de radicales armados exigiendo  sometimiento a la violencia.

Europa es un oasis de libertades cuya mera existencia irrita a los fanáticos, aquéllos que quieren imponer su sharia, su desierto falto de humanidad y donde cualquier resto de civilización, si la hubo alguna vez, fue convertido en una anécdota mucho tiempo atrás. Aquellos fanáticos que lapidan al disidente, los que no ofrecen mayor oportunidad que el sometimiento, los que no creen en la igualdad de todos los seres humanos,  aquéllos que no saben el significado del diálogo porque sus conversaciones se articulan a través del terror, del dolor y el sufrimiento.

Esos fanáticos que atentan hoy aquí, son los mismos que empujan a miles de musulmanes a buscar en Europa lo que en sus países es simple y llanamente un imposible. Los que huyen de allí buscan sobre todo un futuro, y más que nada un futuro de libertad para sus hijos, buscan la Paz y las oportunidades que en su país ni siquiera se atreven a soñar por miedo a la represalia de los integristas. Los que los obligan a huir son los mismos exaltados que hoy que miran con recelo Europa los que la quisieran destruir porque significa todo aquéllo que aborrecen, todo aquéllo que ni en un cielo de 7 vírgenes tendrían, el oasis de los principios y valores democráticos frente a la aniquilación del que opine distinto, la discriminación sexual, de castas, política y religiosa, en definitiva, oasis frente a desierto.

Yo invito a verlo así: Europa es sobre todo sinónimo de Libertad. Libertad de expresión, de reunión, de asociación, religiosa… donde todos tienen derecho a educar a sus hijos en igualdad, donde tenemos derecho a que nadie nos imponga una identidad ni racial, ni étnica, ni religiosa, ni cultural, ni lingüística, ni sexual… Donde se tiene el derecho a ser quienes somos, quienes queramos ser, sin imposiciones de ningún tipo, sin miedo.

No nos atacan para devolver una deuda pendiente, nos atacan porque Europa representa todo lo que odian, y sobre todas las cosas la que más odian es la LIBERTAD.

 

 

 

LA ÉTICA DE PODEMOS

25 gen.

La cúpula de Podemos

Podemos ya nos tiene acostumbrados a los giros argumentales, a los cambios en su programa, a la toma de distancia sobre lo que ellos mismos prometían para las primeras elecciones en las que concurrieron, las Europeas de 2014.

Por aquél entonces, en su programa se afirmaba que la solución para España era el Impago de la deuda, hoy aquélla propuesta se reformula en una reestructuración ordenada.

Prometían que ellos harían posible una Renta Básica Universal, para todos los españoles, incluso dijeron en alguna ocasión y en prime time, que rondaría los 800 euros, ¿lo recuerdan? Hoy esa misma promesa no está cuantificada, no se sabe si serán 10 o 1000 € y se han desdicho en aquello de que vaya a ser “Universal”, será para unos pocos (no se especifica para quién).

La tan mencionada nacionalización, aquélla que en Gobiernos Bolivarianos se defiende con el  tan conocido gag del Sr. Chávez “¡Exprópiese!” hoy es una desprivatización, que es lo mismo, pero suena más moderado.

Hace apenas un año, si votábamos a Podemos y ganaban podríamos jubilarnos a los 60, cuando todos los técnicos y especialistas vienen recomendando hace años, que se prolongue la vida laboral retrasando la edad de jubilación (puesto que  la caja única de la Seguridad Social no sostiene el envejecimiento progresivo de nuestra ciudadanía sobre la cada vez más baja aportación pesando sobre una menguante población activa). Hoy se desdicen y afirman que sería a los 65, que estamos todos muy bien para trabajar, está visto.

Uno de los principales hits de sus pancartas ha sido siempre el fin del Bipartidismo, pero ojo, que en las próximas elecciones generales, afirma Pablo Iglesias, sólo habrá dos partidos Partido Popular y Podemos. Supongo que en este escenario, las reformas que pedían para nuestro sistema electoral, aquél que les permite ser primera fuerza política en intención de voto, PODRÁN esperar.

Y es que parafraseando a Pablo Iglesias “Si la Democracia no funciona, se puede cambiar”, pues lo mismo hacen con sus objetivos, con sus propuestas y con su programa.

Es comprensible, lo están pasando mal. Ellos, con cierto grado de victimismo impostado (para evitar muchas veces dar explicaciones sobre la vacuidad de su programa) se sienten el centro de toda polémica, dicen que es el miedo de los grandes partidos el que promueve que se les entreviste sin la simpatía a la que están acostumbrados siendo como vienen siendo los querubines inmaculados de la política española del siglo XXI. Por lo visto, está bien ser la primera fuerza política en intención de voto, pero el escrutinio de la prensa sobre su mensaje y sobre sus actuaciones públicas ya es mucho más difícil de llevar, ya les exige más, les exige  coherencia y en esto andan un poco flojos.

En concreto, lo que más les cuesta explicar es la fragilidad de su discurso sobre progresividad fiscal, sobre redistribución de la riqueza,  aquél recurrente “Que paguen más los que más tienen” con algunas de las artimañas extrañas que sus líderes, su cúpula, utilizan para de alguna forma sacar partido del sistema que tanto quieren cambiar. El primer caso, el de Errejón, percibir una Beca de la Universidad para la que se le exigía dedicación exclusiva (la inasistencia a la Universidad de Málaga le permitía cobrar 1800 euros mientras se dedicaba en exclusiva a la dirección de la Campaña Electoral) curioso que no se planteen la legitimidad para hacer esto cuando esa Beca podía percibirse por alguien que con su misma preparación pudiera dedicar su trabajo verdaderamente en exclusiva a la Universidad que lo financia.

O el caso de Pablo, su primera espada, del cual, se han mostrado ciertos recibís por trabajos de comunicación para Canal33 y por los que prefirió cobrar en negro, al igual que por cierto pagaba hasta hace poco a los realizadores, cámaras y resto de trabajadores de la Tuerka, debe ser que trabajaban por amor al arte.

Hoy el caso, si cabe, genera mayor expectación o estupefacción, en el grado que ustedes prefieran, del respetable por lo que supone en cuanto a la falta de coherencia que hace patente. Esta semana, ha saltado la noticia a los medios de comunicación nacional de que Juan Carlos Monedero Nº2 de la formación, es un hombre rico. Así lo demuestra la Hoja del Registro Mercantil en la que aparece CAJA DE RESISTENCIA MOTIVA2, S.L., creada en Octubre de 2013 de la que Monedero es titular único indiscutible, el pago de 425.159 € por un trabajo de Consultoría Política para los Gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela y que según explica el propio Monedero se refiere a un trabajo realizado entre 2010 y 2011.

Bien, ellos, que son expertos en bombas de humo, en tirar balones fuera, etc. quieren centrar la polémica y quieren presentarse como Doctores Honoris Causa de la Tributación Fiscal por el simple hecho de haber constituido una Sociedad en España, cuando si quisiera evadir el pago de impuestos,  la hubiese constituido en el extranjero o como dice Pablo, sin ningún tipo de rubor, en un paraíso Fiscal. Refieren y contrarrefieren que constituir una empresa para pagar por Impuesto de Sociedades que se tributa al 30% lo que se tendría que tributar como persona física (hasta que no se demuestre lo contrario Monedero lo es) y referirse a la regulación sobre IRPF que exigiría un esfuerzo fiscal del 52%, ahorrándose la friolera de 80.000 € en la operación de Ingeniería financiera,  ES LEGAL.

Sí Pablo, es legal, pero se plantean entre la opinión pública otras cuestiones sobre la coherencia de vuestro mensaje. ¿Puede Podemos (valga la redundancia) reivindicar que los ricos tienen que pagar más porque son los que más tienen, habiendo llevado a cabo su número 2 nacional semejante ejercicio de ingeniería financiera para escatimarnos a los españoles 80.000€? ¿Tenemos que darle las gracias a Monedero o pesetero como quieran llamarle por no haberse ido a un paraíso fiscal? ¿No son los impuestos los medios de que se dota el estado para financiar la Sanidad y la Educación Públicas? ¿Si detraes de tu aportación fiscal con este tipo de argucias legales, no estás en el mismo momento detrayendo ese dinero al común de los españoles? ¿Se puede defender que hay que poner un tope máximo a los salarios de los dirigentes de empresas y al mismo tiempo tener en tu número dos a un empresario que no tiene contratado a ningún trabajador y que factura de tacada semejante cantidad en el régimen que le es más fiscalmente favorable? ¿Es esto coherente con vuestro mensaje de progresividad fiscal de los impuestos?

A todo esto contestaba ayer Pablo Iglesias, “Si J.C Monedero se metiera ese dinero en el bolsillo para vivir como un obispo, me parecería regular, pero él vive de su humilde salario de profesor de universidad y utiliza ese dinero para llevar a cabo iniciativas y proyectos que no le reportan ningún beneficio.”

Podíamos pensar aquí, que la suprema filantropía de “Pesetero” (yo prefiero llamarlo así) hace que destine todo ese dinero a obras sociales, ONG o acabar con el problema de la malnutrición en Somalia,… Pero alguien avispado le preguntó, ¿Y cuáles son esos proyectos Pablo?

“A parte de que gran parte de ese dinero está sin utilizar en una cuenta de Monedero, lo que se ha gastado ha ido para financiar proyectos audiovisuales con los que Monedero no ha ganado nada”

Especificamos, ¿Ha ido a financiar la Tuerka?

“Efectivamente”

Y hasta aquí,  las preguntas que ustedes tengan que hacer sobre la relación del programa “La Tuerka” que fundó Pablo Iglesias y que todavía presenta; de la productora audiovisual que lo dirige y produce y que comparte sede con Podemos, y la relación que esto pueda tener con algún tipo de financiación ilegal de un partido las dejaremos ahí, en abierto, que ya sabemos lo que les gusta a estos chicos victimizarse. ES UN COMPLOT.

Dret a Decidir que NO (versió en català)

8 nov.

 

  • Que Artur Mas no és el Messies, ni l’Estat propi el paradís.
  • Que un Govern no es pot passar  la legislatura sencera retallant drets als seus ciutadans, destruint pilars de l’Estat de Benestar com la Sanitat i l’Educació (competències autonòmiques) mentre gasta a porrons els diners dels contribuents fent propaganda del seu propi projecte i subvencionant entitats privades afins amb els diners de tots. Que no és de rebut.
  • Que no hi ha motius per a destruir la convivència.
  • Que no hi ha persecució del català, ni persecució de la cultura catalana, ni dins de Catalunya, ni a la resta d’Espanya. Que mai en la història de Catalunya l’accés a la cultura; a la llengua, literatura, … havia estat més garantit per les institucions ni tan recolzat per les lleis; i de ser català i catalanista no té perquè estar enemistat amb ser espanyol.
  • Que no hi ha motius per seguir enfrontant identitats, aixecant murs entre ciutadans. Que és una gran irresponsabilitat del Govern posar uns davant d’altres a: catalans que no se senten espanyols, catalans que se senten tant espanyols com catalans i catalans que es miren al mirall cada matí i no es reconeixen d’una altra manera que com a espanyols. Que les identitats coexistents a Catalunya, els sentiments de pertinença, són molts, Catalunya és diversa, plural, hi conviuen tants sentiments patris gairebé com a individus i que cap govern té dret a enfrontar-les. L’obligació d’un Govern, és elaborar les polítiques necessàries perquè els ciutadans puguin viure en pau se sentin com se sentin, de l’Alt Empordà o de l’Est del Mississippi.
  • Que no es pot passar per sobre de la Constitució i de les lleis per a dur endavant un projecte de divisió perquè això suposaria que la il·legalitat si ve del Govern, és acceptada, i que tot val per arribar als fins anhelats pel Govern de torn . Que no hi ha res més antidemocràtic que passar-se pel folro de la jaqueta la Llei, que és molt perillós i que ens sentim contents i orgullosos que aquesta impunitat no existeixi.
  • Que no creiem les dades econòmiques que manegen els sobiranistes per defensar el “Espanya ens roba”; que la fiscalitat pròpia i finançament catalanes, han estat negociades en multitud d’ocasions pels sobiranistes a Madrid i que de ser desfavorables en algun punt, són els sobiranistes , els que ens volen portar a l’escissió, responsables en un 50%.
  • Que no, que l’argument de la renda més alta o la major contribució fiscal dels catalans a la resta d’Espanya no ens sembla raonament suficient per enarborar la bandera de la ruptura. I que d’acceptar aquest argument (en contra de la solidaritat i igualtat entre ciutadans) no entendríem què impediria a les elits a Catalunya, deixar de contribuir amb els seus impostos al sosteniment de les rendes dels barris o pobles més pobres, que són cada vegada més. Que el campi qui pugui no és la millor manera de sortir de les crisis i que només beneficia els que ja tenen un peu fora, a les elits.
  • Que no, que no ens expliquen el projecte perquè no en tenen, que no es parla del futur de les pensions, ni de qui pagarà la factura del rescat de les caixes, ni es diu que Catalunya seria aliena al projecte comú europeu el mateix dia que es declarés la Independència, que no s’explica el cost per a les nostres empreses els màxims beneficis provenen de les vendes i inversions de la resta d’Espanya.
  • Que no és una convocatòria oficial de referèndum, que això és una altra pantomima independentista.
  • Que no és legal, que no hi haurà garanties ni organismes oficials que assegurin la neteja i transcendència de la votació, només uns quants independentistes voluntaris i voluntariosos, en pro del que es seu, ja se sap. Que l’ANC i altres de les associacions voluntàries a la consulta pro-independència no tenen legitimitat per controlar les dades personals de les persones que assistiran o no el 9N.
  • Que no és un procés electoral decisori del futur de Catalunya, no està reconegut per la Constitució ni avalat per les lleis espanyoles.
  • Que no hi ha motius per anar-nos i sí molts per quedar-nos.

Perquè No, no anem a comprar la moto gripada de l’Independentisme, no creiem en el seu projecte, ni en el procés i no creiem que ningú tingui dret a repartir el carnet del Bon català.

(Para leer en catalán pincha aquí –> https://sinbrujulaysinmapa.wordpress.com/2014/11/07/derecho-a-decidir-que-no/ )

Derecho a Decidir que NO.

7 nov.
  • Que Artur Mas no es el Mesías, ni l´Estat propi el paraíso.
  • Que no se puede pasar un Gobierno la legislatura entera recortando derechos a sus ciudadanos, destruyendo pilares del Estado de Bienestar como la Sanidad y la Educación (competencias autonómicas) mientras gasta a porrones el dinero de los contribuyentes haciendo propaganda de su propio proyecto y subvencionando entidades privadas afines con el dinero de todos. Que no es de recibo.
  • Que no hay motivos para destruir la convivencia.
  • Que no hay persecución del catalán, ni persecución de la cultura catalana, ni dentro de Catalunya, ni en el resto de España. Que jamás en la historia de Catalunya el acceso a la cultura; a la lengua, literatura,… había sido más garantizado por las instituciones ni tan respaldado por las Leyes; y que ser catalán y catalanista no tiene porqué estar enemistado con ser español.
  • Que no hay motivos para seguir enfrentando identidades, levantando muros entre ciudadanos. Que es una gran irresponsabilidad del Govern poner unos frente a otros a: catalanes que no se sienten españoles, catalanes que se sienten tanto españoles como catalanes y catalanes que se miran al espejo cada mañana y no se reconocen de otra forma que como españoles. Que las identidades coexistentes en Catalunya, los sentimientos de pertenencia, son muchos, Catalunya es diversa, plural, conviven en ella tantos sentimientos patrios casi como individuos y que ningún gobierno tiene derecho a enfrentarlas. La obligación de un Gobierno, es elaborar las políticas necesarias para que los ciudadanos puedan vivir en paz se sientan como se sientan, de L´Alt Ampurdà o del Este del Mississippi.
  • Que no se puede pasar por encima de la Constitución y de las leyes para llevar adelante un proyecto de división porque esto supondría que la ilegalidad si viene del Gobierno, es aceptada, y que todo vale para llegar a los fines anhelados por el Gobierno de turno. Que no hay nada más anti-democrático que pasarse por el forro de la chaqueta la Ley, que es muy peligroso y que nos sentimos contentos y orgullosos de que esta impunidad no exista.
  • Que no creemos los datos económicos que manejan los soberanistas para defender el “Espanya ens roba” que la fiscalidad propia y financiación catalanas, han sido negociadas en multitud de ocasiones por los soberanistas en Madrid y que de ser desfavorables en algún punto, son los soberanistas, los que nos quieren llevar a la escisión, responsables en un 50%.
  • Que no, que el argumento de la renta más alta o la mayor contribución fiscal de los catalanes al resto de España no nos parece razonamiento suficiente para enarbolar la bandera de la ruptura. Y que de aceptar este argumento (en contra de la solidaridad e igualdad entre ciudadanos) no entenderíamos qué impediría a las élites en Catalunya, dejar de contribuir con sus impuestos al sostenimiento de las rentas de los barrios o pueblos más pobres, que son cada vez más. Que el sálvese quien pueda no es la mejor forma de salir de las crisis y que sólo beneficia a los que ya tienen un pie fuera, a las élites.
  • Que no, que no nos explican el proyecto porque no lo tienen, que no se habla del futuro de las pensiones, ni de quién pagará la factura del rescate de las cajas, ni se dice que Catalunya sería ajena al proyecto común europeo el mismo día que se declarara la Independencia, que no se explica el coste para nuestras empresas cuyos máximos beneficios provienen de las ventas e inversiones del resto de Espanya
  • Que no es una convocatoria oficial de referéndum, que esto es otra pantomima independentista.
  • Que no es legal, que no habrá garantías ni organismos oficiales que aseguren la limpieza y trascendencia de la votación, sólo unos cuántos independentistas voluntarios y voluntariosos, en pro de lo suyo, ya se sabe. Que la ANC y otras de las asociaciones voluntarias en la consulta pro-independencia no tienen legitimidad para controlar los datos personales de las personas que vayan a asistir o no el 9N.
  • Que no es un proceso electoral decisorio del futuro de Catalunya, no está reconocido por la Constitución ni avalado por las leyes españolas.
  • Que no hay motivos para irnos y sí muchos para quedarnos.

Porque No, no compramos la moto gripada del Independentismo, no creemos en su proyecto, ni en el proceso y no creemos que nadie tenga derecho a repartir el carné del Buen catalán.

(Para leer en catalán pincha aquí –> https://sinbrujulaysinmapa.wordpress.com/2014/11/08/dret-a-decidir-que-no-versio-en-catala/ )

White Paper: Scotland´s Future, debate Salmond vs. Alistair. First Round

25 ag.

Primer Debate previo al Referéndum para la Independencia EscocesaNo son pocas las ocasiones en que Artur Mas, líder de los nacionalistas catalanes se mira en el espejo del proceso escocés para la independencia, aunque Mas, sólo hace patente su envidia en la posibilidad de referéndum que tendrá el pueblo escocés por acuerdo  del Parlamento de Westminster, sin entrar en mayores consideraciones; no le debe interesar a nuestro William Wallace barcelonés, que profundicemos más en el asunto ya que pudiera darse el caso de que Escocia diera una lección de democracia en el sentido contrario al soñado por el Molt Honorable President. Alejándonos de las diferencias legales y constitucionales que impiden esta misma solución, la de la consulta, al pueblo catalán (la CE del 78 no sólo establece la indisolubilidad del estado sino que, en lo referido a términos de consulta,  exige un acuerdo parlamentario para la apertura de esta posibilidad, y es más, esta  está referida a la totalidad del pueblo español y no a ninguna de sus partes) creo que hay muchísimas reflexiones que debiéramos hacer para el contraste de ambos procesos.

Me pregunto si Mas sería capaz de comparar su propio proyecto con el de los nacionalistas escoceses y cómo el Gobierno del Reino Unido está llevando el proceso. En primer lugar, el planteamiento. Mientras que los nacionalistas catalanes (de distinto corte ideológico)  enarbolan diferentes argumentos, muchos sentimentales, otros identitarios; algunos, los más precisos, se refieren estrictamente al ámbito económico… El SNP (partido mayoritario en el Gobierno de Holyrood) se centra en la posibilidad de administrar por sí mismos sus recursos (especialmente el petróleo del Mar del Norte) diferenciándose del Gobierno del Reino Unido. Aún así, podemos encontrar ciertas debilidades comunes entre los nacionalistas escoceses y los catalanes, y puesto que en nuestro país la batalla demagógica está servida, (los buenos y los malos , los catalanes y los españoles…) el proceso escocés más informado, más debatido y más contrastado hace constar todo aquéllo de lo que parece que no se pueda hablar antes de la consulta. En nuestro país, el Sí, no viene condicionado, no está bajo el escrutinio de la opinión pública, se trata de una simple idea de oposición, sin mayor calado, “lo mío pa mí”. No importan los distintos sectores involucrados, económicos y sociales, no se explica un proyecto político económico, no se habla tampoco de la deuda de las cajas catalanas, ni de la participación en el rescate, no se habla de recursos o de pensiones, y por supuesto, dejemos el tema de la divisa… Primero que el catalán decida, “¿Quiere que Catalunya sea un Estado?’ Y si es así, ¿independiente?”  Pero cómo puede uno tomar una decisión sin hablar de todo ésto… ¿Qué tipo de decisión quiere Mas que tomen los catalanes, la que se toma con una opinión desinformada quizás? En el Reino Unido en cambio, hay muchos temas de qué hablar al respecto de la independencia.

El proceso escocés está siendo muy pedagógico,… por poner un ejemplo, en la terminología británica se llama a la hoja de ruta de un gobierno, de una coalición o a un planteamiento estratégico económico o político sobre un asunto concreto, “white paper”. Es en este documento, en el que se desarrollan los fundamentos que promueven la política en cuestión, donde se establecen los requisitos concretos que serán necesarios para llevarla a cabo y donde se formulan los planes para su ejecución. El SNP, ha puesto a disposición del pueblo escocés y británico su “white paper” (Scotland´s future) y  además, se ha prestado al debate sobre lo que en él se recoge, frente al líder de la oposición, el defensor de la campaña “Better Together”, Alistair Darling. Entremos a analizar las claves del debate y a ver si podemos establecer algún paralelismo:

La posibilidad de autogestión y aprovechamiento de los propios recursos. Los nacionalistas escoceses, reclaman el 90% de los yacimientos del Mar del Norte y apuestan porque generarán 54.000 millones de libras en su explotación. Este sector escocés representa el 6% de su PIB actualmente y los nacionalistas pretenden sostener su prosperidad incrementando ese peso con un mayor aprovechamiento propio. En frente, ya no sólo el Gobierno de Westminster sino también las grandes firmas petroleras Shell, BP, AMEC o Wood Group operantes en sus aguas, temen que el nuevo gobierno escocés subiera impuestos a la producción para tapar el déficit de sus cuentas públicas haciendo mella en la competitividad de su explotación en el mercado internacional.

Sector Banca y Finanzas. El propio Presidente del Royal Bank of Scotland advierte del impacto negativo que la independencia tendría sobre el sector financiero. El RBS tiene un capital en un 80% británico, y no dejan de señalar el incremento los costes que vendrían sólo por el cambio legislativo, nuevo régimen fiscal y tributario, dificultades para la financiación, el Presidente del Banco de Inglaterra rechaza la posibilidad de que una Escocia independiente pudiera financiarse con el apoyo de su caja. En definitiva, el proceso de transición se ve con cierto temor, y este sector representa ahora el 15% del PIB escocés (empleando a un 6% de la población activa, unos 148.000 ciudadanos). Financieras, Aseguradoras y otras entidades de Crédito apuntan ya que están elaborando planes de contingencia para el caso de que se diera el Sí a la independencia, para los que tienen en cuenta también la posibilidad de que el Gobierno del Reino Unido se negara a permitir la unión monetaria. Es decir, en adición a los costes por cambios regulativos, se añaden los costes de operar con 2 monedas simultáneamente, costes cambiarios.

Respecto a esta cuestión, el debate hizo constar una de las mayores debilidades de la propuesta, a la pregunta de Alistair , “¿Cuál es su plan B en el caso de no se permita la unión monetaria?” El Señor Salmond no dio una respuesta concreta, divagó dando por sentado que esa era una posibilidad que no contemplaban, insistió el ex Ministro de Hacienda Alistair, “¿no contempla la posibilidad de que el Gobierno del Reino Unido que ya ha manifestado su negativa respecto a este asunto en concreto diga NO a la Unión Monetaria? Cuál es la alternativa?” dijo Alistair , haciendo constar que Escocia se quedaría fuera de la UE si se independiza y tendría que renegociar su readmisión como un país independiente.

El público insistió en su ronda de preguntas, tanto los del NO como los indecisos, querían respuestas claras, pero no quedó clara su respuesta. No es difícil de entender, la campaña por el Sí a la Independencia en toda su extensión, se ha basado en la “Confianza y la Fe”. Confianza y fe que todo buen patriota escocés debe tener en sus dirigentes de cara a la independencia, remarcan que esto es lo optimista.  Enfrentan su idea a la del “Miedo” que dice promueven los unionistas. Miedo a que no les abran la puerta los inversores externos siendo un país nuevo en el panorama internacional, miedo a que no sean capaces de gestionar sus propios recursos, miedo a que no se acepte la unión monetaria, miedo a que no les incluyan en la UE… En frente, los del “Better Together” afirman que lo positivo y optimista es tejer una nueva red de relaciones juntos, apostando por una mayor independencia de Escocia en la toma de decisiones que estrictamente les concierne y con una amplia gama de posibles negociaciones encima de la mesa a las que el gobierno de Westminster no ha dado carpetazo, siempre que la decisión, sea la apuesta por la convivencia.

Los nacionalistas definen de otra forma el optimismo, lo llegan a calificar como ya he dicho de “una cuestión de Fe”. Hacen grandes promesas; garantizan entre otras cosas el sistema de pensiones actual que está en riesgo ya que el Gobierno Británico duda que se pueda mantener el sistema del triple locked a futuro. Una de las preguntas del público fue en esta dirección. Una señora planteaba su preocupación por haber estado contribuyendo con su trabajo a un sistema actualmente inglés y que en el caso de que se hiciera efectiva la  independencia, tendría como gestor y garante exclusivamente al escocés de cara a su futura jubilación. Salmond, aseguró el compromiso con mantener el sistema que el gobierno británico adoptó en 2010, el “triple locked” con 3 puntos de apoyo, cubriendo un  incremento de la inflación, sumiendo la crecida de los salarios y en todo caso con un mínimo de incremento de un 2’5 por ciento anual. A lo que Alistair rebatió,”esa es otra de las promesas difíciles de mantener, no le creo”. Y contestó a la participante en el debate que su contribución al sistema de pensiones es una inversión que no le va a repercutir a ella directamente, ya que su contribución también en el Reino Unido como en España, paga las jubilaciones de hoy, por lo que su jubilación pesará sobre los contribuyentes del momento en que se jubile. Añadió, muy bien traído por cierto, que la población escocesa envejece en mayor medida que la del conjunto del Reino Unido, “hay menos jóvenes trabajando y muchos además, se van, con lo que en el momento de su jubilación y según las actuales tendencias demográficas, será arduo difícil mantener el régimen de pensiones actual”. La defensa de la convivencia, se erige en gran medida sobre el soporte que supone ser una nación grande, con muchísimos sectores estratégicos (no sólo el petróleo) y con una mayor población contribuyendo al sostenimiento de todo el país.   Salmond replicó que una vez más se argumentaba en base al “miedo” y que su gobierno tenia plena confianza y un grandísimo interés en mantener a la población joven en Escocia y asegurándoles un trabajo.

También se habló de la deuda, y de que en el caso de que Escocia finalmente se independice , tendría que asumir la parte que le corresponde, los cálculos son distintos, esto también sucede en España, mientras que los nacionalistas defienden que su parte de cotización al PIB de Inglaterra es mayor y el supuesto de deuda sería un pequeño porcentaje, restando lo que ya es aportado , en frente Alistair invitaba a hacer las cuentas, como ex Ministro de Economía laborista, aseguraba que además de que el flujo de capitales ha ido siempre en ambas direcciones , durante los últimos 22 años ha sido Escocia uno de los territorios más subvencionados del Reino Unido, y que por tanto el cálculo de la deuda que presentan los nacionalistas es tramposo.

Se trató temas como la Educación, Sistema de atención Social,… que a pesar de tener un grandísimo interés para el público no son claves para la decisión, el público quiere saber cómo se van a pagar las facturas y en eso el debate sobre la cuestión monetaria , la defensa de la libra o el euro fueron decisivos. Hoy 25 de Agosto, es el segundo debate antes del Referéndum del 18 de Septiembre, y Salmond prometió traerse estudiada la cuestión monetaria para explicarla más y mejor. Veremos quién gana este debate ante la opinión pública escocesa, yo creo sinceramente que podría apostar por el Better Together, a ver si alguno de los lectores recoge el embite.

Mientras en Escocia se debate de nuevo, a estas horas, un poco más abajo en Europa, los independentistas catalanes deben estar algo abochornados, pocas menciones se han hecho del debate, y por supuesto, no va a entrarse en análisis que pudieran destapar el “white paper” de Mas y sus tropas.  Aquí, parece que hay mucho temor a que se sepa que el “Projecte d´una Catalunya Lliure”, es un proyecto vacío de contenido, en el que no ha habido un profundo análisis hábil para el contraste, cuyo debate, sólo pueden cimentar en el sentimentalismo histórico político mirando al antiguo franquismo y nunca a los años de mayor progreso y bienestar de la sociedad catalana. Sus pilares no van más allá de utilizar la lengua o la cultura, no como hechos diferenciales a defender juntos sino como armas arrojadizas y cuestiones de identidad contrapuestas. En lo económico,  el único argumento son los cálculos sin contraste, porque no hay, ni se dará posibilidad al estudio y debate de las cuentas; no se profundizará en el tema cambiario, ni se pondrán sobre la mesa las negativas que desde Europa se dan al proceso. Y en lo social, si Catalunya todavía tiene atención sanitaria, una educación pública de la que hablar, o unos pensionistas a los que se paga religiosamente el día 10 de cada mes, nadie hará mención sobre quién paga esa factura.

En resumen, lo que no quiere Artur Mas que se sepa es que su “white paper” para una Catalunya independiente, es una hoja en blanco, en la que no sólo no hay nada escrito sino que no habrá nada que leer. Artur y otros independentistas sufren de ese síndrome, el síndrome de la hoja en blanco, el pánico a que de escribir algo en su hoja de ruta,  el resultado no vaya a gustar nada a los catalanes, por eso quieren que se conteste a la pregunta antes de escribir nada en su papel; de otra forma la Independencia se vería como un proyecto perdido, y lo es.

 

La situación financiera actual de Argentina, para Dummies

1 ag.

Si uno va a la prensa económica internacional a informarse de la situación de Argentina, va a encontrarse con muy diferentes interpretaciones. Las más optimistas o benevolentes, tan sólo se refieren a la sentencia del Tribunal estadounidense comandado por el Juez Thomas Griesa y a su total, que no llega a 600 millones. En realidad la situación de Argentina es mucho más dramática de lo que estas interpretaciones llegan a informar o que el Gobierno argentino, sería capaz de reconocer a estas alturas.

La deuda total (no la enmascarada) , asciende a un total de 102.000 millones de dólares desde que en 2001 Argentina se declaró en Bancarrota. Desde entonces hasta hoy (en varios períodos) su deuda fue reestructurada. Ya en 2005/2010 se aceptaron créditos internacionales que subsumían casi el 93% del total de la deuda con la aceptación de unas “quitas”, que en derecho concursal significan, la aceptación de la reducción de una parte de la deuda a cambio de recibir parte de la contraprestación; muchos de los acreedores aceptaron , observando la posibilidad de no percibir el importe total prestado, bien estaba, al menos, recibir una parte (40 /35% en algunos casos) lo que suponía, quitas de hasta el 65% del total del valor prestado.

El litigio que cobra relevancia ahora, es la denuncia por parte de los fondos buitres (también prestatarios del Gobierno argentino) del compromiso de pago adquirido con ellos. Ese compromiso, efectivamente era del 7% del total de la deuda, y se realizó bajo la legislación estadounidense (una forma bastante eficaz de dar credibilidad al compromiso, ya que ningún acreedor internacional hubiese sometido su negociación a una legislación sólo en manos del Gobierno Argentino de turno), lo que significa que la revisión judicial o arbitral de este, se somete a la legislación norteamericana en materia de Contratos e Impagos.

La resolución del Tribunal, ha sido clara, Argentina debe hacer efectiva la totalidad de la deuda adquirida con los fondos buitres. Podríamos regocijarnos de alegría si asumiéramos que la deuda sólo asciende a este 7%, al fin y al cabo es un importe mínimo; pero en realidad, esto sería engañoso y trilero, dada la capacidad de nuestra querida Cristina Fernandez Kirchner y su Gobierno para el juego de “dónde está la bolia”, mejor ser coherentes con la realidad.

El problema que afronta Argentina es que en aquélla reestructuración temprana de la deuda de 2001, Argentina, asumió una cláusula a la que se adhirieron TODOS los acreedores (aquél 93% que aceptó quitas de hasta el 65%) que es la cláusula RUFO (Right Upon Future Offert) incluida en la negociación de la reestructuración original, y según la cual, si el país mejora el pago, de forma voluntaria, a cualquier acreedor, los que entraron en el canje podrían pedir igual trato y echar por tierra toda la reestructuración, significaría que las “quitas” serían ineficaces, por lo que Argentina pasaría a deber la totalidad de nuevo. El plazo de prescripción de esta cláusula es el 31 de Diciembre de 2014, y el hecho de que el Tribunal estadounidense haya resuelto ya al respecto, pone entre las cuerdas a Argentina, quién no puede quitarse la deuda del 35% adeudado a los acreedores con quitas, sin hacer efectivo el pago de los acreedores por fondos buitres (según la resolución del Tribunal) y quién, de hacer efectivo el pago a estos, se vería obligada por la cláusula RUFO a pagar la totalidad al resto de acreedores.

Por todo esto, los analistas económicos internacionales, no saben cómo definir en realidad la situación de impago en la que se encuentra Argentina hoy día 1 de Agosto de 2014. El plazo ha expirado sólo para estos 593 millones, pero las consecuencias de la decisión que Argentina tome al respecto podrían lastrar toda su economía.

Le quedan varias opciones (en esta cuenta atrás, hasta que se le echen encima todos sus acreedores), llegar a acuerdo con los fondos buitres, cediendo y estableciendo una garantía de pago (adelantando parte del total, entendemos que con altos intereses efectivos desde 2015) esto, les daría un tiempo extra hasta la prescripción de la cláusula RUFO. Por otro lado, reestructurar de nuevo la deuda, con la crecida de intereses que tendría y siempre dándose el caso de que encuentren financiación, lo cuál, a estas alturas para Argentina estará arduo complicado.

Nadie ha dicho que vaya a ser fácil, pero el standby y el contrarreloj en el que se encuentra el Gobierno de Kirchner, sin duda si a alguien perjudica es al Estado argentino y por ende a sus ciudadanos. Cristina Fernandez Kirchner

Entre la Dolorosa y el Cristo Llagado

13 abr.

Procesión de Semana Santa

Es hora de vestir mantilla, acudir a misas solemnes y adornarse con las medallas del mérito (o el demérito religioso allá cada cual con su conciencia). El caso es que, más allá del fervor que pueda tener cada uno con la fiesta cristiana que conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, hay algo que provoca un enorme rechazo en una parte de la sociedad y es la comunión que en estas fiestas, se hace patente entre Iglesia y Instituciones políticas del Estado.

Veremos a María Dolores de Cospedal  y Soraya Sáenz de Santamaría en primera fila de la misa televisada, desfilará la benemérita cargando sobre sus hombros  las imágenes talladas en piedra de una Virgen sufriendo la pérdida de su hijo y del propio hijo crucificado; el Presidente del Gobierno seguramente dejará sus quehaceres para mezclar su sentir con el del Pueblo y tomará la Comunión en la Catedral de Santiago (no esperamos menos de él, siendo gallego)  y casi, nos parecerá normal, apropiado y, diría más, lo es.  El Partido Popular, un partido que se circunscribe en sus estatutos como “inspirado en los valores del cristianismo” no hace más que llevar su esencia religiosa a la cuestión política del Estado. Esto dentro del marco regulativo es legal, una formación política, asociación, etc. puede perfectamente identificarse con una doctrina religiosa y encontrar amparo legal para desarrollarse como sujeto de derecho activo en la sociedad, haciéndolo constar.

Pero hay una cosa que rechina en toda esta parafernalia, y es el papel que los partidos políticos de izquierdas desempeñan todavía a día de hoy. En la mayoría de nuestros pueblos y provincias, alcaldes y concejales de todo color político marcan el mismo paso en la procesión que los monaguillos y los sacerdotes, no sé si por un malentendido marketing político, por imagen o para acercarse a una parte del electorado que evidentemente es creyente y así ejerce, convirtiendo en permanente e inmutable una situación que dista mucho de lo que deberíamos favorecer, alejar la religión católica de las Instituciones  democráticas.

A pesar del palpable declive de la Iglesia y de la acuciada indiferencia que se profesa por una gran parte de la ciudadanía a esta institución, la Iglesia española está acostumbrada a tener una posición hegemónica en la toma de decisiones políticas que debieran ser ajenas al hecho religioso (desde la educación hasta la regulación del aborto, por poner dos ejemplos frescos). Sin duda las causas del declive religioso no pueden ser achacadas solo a la falta de educación de la juventud, sino que son más profundas. Una de ellas es el desprestigio de la Iglesia por culpa de comportamientos éticos que contradicen sus propias doctrinas. Es insostenible que alguien predique la pobreza y el desprecio de los bienes materiales cuando vive en un palacio suntuoso. Lo que está pasando en España es un proceso de secularización. Cada vez la religión tiene menos poder en las sociedades europeas y eso puede ser muy positivo si sabemos gestionarlo. Cuanta menos religión, más libertad y progreso. La mayoría de los jóvenes simplemente ignora la religión, y los que la conocen no dejan de encontrar diferencias entre lo que consideran normal y los mensajes que la  Iglesia sigue predicando, por ejemplo, cuando un obispo habla sobre sexualidad o cualquier otro tema social, expresa una moral que nada tiene que ver con la forma de vida de la mayoría, incluso entre los que dicen ser creyentes.

La sociedad ha avanzado mucho alejándose del hecho religioso y de sus prescripciones morales en la elaboración de las Leyes que favorecen una sociedad más igualitaria (evidentemente en Legislaturas socialistas, no lo perdamos de vista). Pongamos un ejemplo  del contraste social con la moral católica, en el que se evidencia que la distancia es más que patente; la semana pasada , el obispo de Málaga decía esto a tenor del Matrimonio Igualitario “El matrimonio no está reflejado como varón y hembra, luego puede ser cualquier cosa: un hombre y un perro, un anciano y un bebé” dijo en su sermón enfadado porque el propio Tribunal constitucional hubiese rebatido cada uno de los puntos que el PP y otros partidos políticos en defensa de la moral católica habían argüido para derogar la Ley.

Bien, este espíritu combativo y reaccionario (tanto de la Iglesia como del PP y otros)  nos trae a la memoria la España de hace 50 años (o más), la España del Franquismo, en la que Gobierno y Confesión Católica formaban un totum revolutum indisoluble, como un matrimonio católico.

Resulta estridente que a pesar de esta lejanía, partidos como el PSOE no hayamos profundizado más en la brecha, no con intención de hacer frente a la idea religiosa de cada uno (Católica, Musulmana, Budista, Judía,…), nunca, si no con la intención de hacer realmente igualitaria y justa la situación de la confesión católica con el resto de confesiones que se practican en el Estado, y posicionarla en el lugar que le corresponde, que no es ni debe ser una posición pública sino privada. La religión es un hecho individual, personal, e intransferible, la libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a elegir libremente su religión, de no elegir ninguna o de no creer o validar la existencia de un Dios y poder ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla, garantía que supone algo muy distinto a la clara imposición de una moral sobre el resto.

¿Llegaremos a ver al Estado español como un Estado laico?

Es muy probable  que no, al menos en un corto o medio plazo de tiempo. A pesar de su decadencia, la religión conserva una importante influencia en España. La Iglesia católica tiene un enorme poder económico y político, especialmente dentro del PP y también en CIU y el PNV (partidos mayoritarios con esencia eminentemente católica y cristiana). España, en su constitución, se declara como un estado aconfesional, aunque si  se profundiza en el marco regulativo en general, la Iglesia católica viene ostentando un estatus diferenciado y preferencial,  que va desde la Educación, hasta la Tributación de Bienes y Patrimonio, pasando más recientemente por la elaboración de leyes o siendo sujeto pasivo de subvención a cargo de las arcas del Estado, la situación se eterniza y crece la desesperanza  al comprobar que, cuando ha gobernado, el PSOE tampoco ha querido avanzar en un modelo laicista por miedo a molestar a sus votantes católicos. En un sentido estricto, la condición de Estado laico supone la nula injerencia de cualquier organización o confesión religiosa en el gobierno del mismo, ya sea, en el poder legislativo, el ejecutivo o el judicial. En un sentido laxo, un Estado laico es aquel que es neutral en materia de religión por lo que no ejerce apoyo ni oposición explícita o implícita a ninguna organización o confesión religiosa.

Hay quien todavía defiende que la única Iglesia que ilumina es la que arde, pues bien, yo no considero alternativa una nueva “Quema de los conventos” pero si han de encenderse Cirios Pascuales, que lo hagan en manos de quienes no tienen que representar a todos los ciudadanos. Decía Jorge Luis Borges, “Israelitas, cristianos y musulmanes profesan la inmortalidad, pero la veneración que tributan al primer siglo prueba que sólo creen en él, ya que destinan todo lo demás, en número infinito, a premiarlo o castigarlo”. Entre la Dolorosa y el Cristo Llagado, seguimos mirando a una sociedad del pasado, MIREMOS AL FUTURO.

¿Engañados? No lo creo.

13 juny
¿Engañados? No lo creo.
Yo no creo que los votantes del PP se hayan sentido engañados, más bien creo que debieran tener algún tipo de peso sobre sus conciencias. El PP miente constantemente, enmascara, disfraza sus acciones políticas, enmarañan el panorama social con sus corruptelas y allá donde estas son más evidentes, resulta ser el partido más votado; será porque lamentablemente, en nuestra sociedad las políticas populistas, el mensaje de la diferenciación social, la creación de frentes entre la ciudadanía y el enredo, resultan tener más audiencia que cualquier otro discurso.
Las políticas económicas que ahora sufrimos nos las autoimpusimos como sociedad en los últimos comicios, ¿Quién podía pensar que el PP iba a invertir en políticas sociales, en educación, en sanidad? NADIE. Esta no es una política liberal, por ideología es opuesta al ideario Popular.
 Sin embargo esta otra política del PP… la de los Grandes Eventos (para que vengan los ricos y disfruten), las Mega-Construcciones (para crear algo totalmente absurdo e imposible de mantener pero llenarnos bien los bolsillos),  la de restricción de derechos a la población inmigrante (para que los españoles mantengamos nuestra sanidad), la de el favor a los grandes empresarios en frente a los derechos sindicales conseguidos en 30 años (para que todos tengamos trabajo aunque sea exclavo) la de limitación del derecho a decidir de la mujer embarazada, impugnación de la ley de matrimonios homosexuales,… Esto sí que cala en nuestra sociedad…
TRISTEMENTE SI.

Carta al Director de “El País”. ¡¡¿¿Perdón??!!

8 ag.

Motivado en este artículo de Ruth Toledano sobre el desalojo de Sol y el Parque del Retiro (El país, viernes 5 de agosto 2011): http://www.elpais.com/articulo/madrid/Perdon/elpepiespmad/20110805elpmad_3/Tes

(Libertad de expresión y límites exigibles)

 

La Libertad de Expresión es una de las garantías del buen funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, pues ella supone que la información circula adecuadamente contribuyendo a una opinión pública formada y por tanto, a una mayor libertad a la hora de ejercer otros derechos políticos. Pero podríamos decir, que la Libertad de Expresión es la más sufrida de las libertades, cualquiera tiene una opinión y por supuesto, todo el derecho a expresarla. Pero, una opinión puede perder su inmunidad cuando las circunstancias en que se expresa son potencialmente susceptibles de lesionar los derechos de un individuo o colectivo; pues no puede ser tutelado nuestro derecho a expresarnos cuando insultamos, o cuando realizamos una pintada en una pared sin autorización de su titular; ni puede ser respaldada la opinión que segrega, siembra intolerancia o supone una apología de discriminación, o la que suponga una injusta acusación, una violación del Derecho a la intimidad personal de todo ciudadano o cualquier otro derecho tutelado en nuestra Constitución. Es por esto que la Libertad de expresión debe ejercerse con responsabilidad en nuestro Estado de Derecho, con una responsabilidad mayormente exigible a los que hacen de la difusión de la información y opinión su profesión , su medio de vida, en definitiva, a los periodistas, periódicos, a otros medios de comunicación, y demás profesionales de la información. Son comunes los errores de los ciudadanos en el ámbito de la expresión de la opinión; pero no debieran serlo tanto en el ámbito del ejercicio periodístico de la misma.
Somos los lectores, los destinatarios de estas opiniones, los que debemos ejercer la primera selección de aquello que consideramos positivo a la formación de nuestra opinión y a pesar de contar con otras herramientas más jurídicas para la defensa de lo propio, el ejercicio adecuado de la misma Libertad, la de Expresión, nos debe llevar a ser críticos con ella se exprese por quien se exprese y allí donde se exprese; como dijo Séneca “A la opinión y a la fama, démosles su lugar debido”. Y a eso queremos proceder en la presente carta, que aunque motivada por un artículo en concreto, debiera llamar al análisis clínico de todas cuantas opiniones nos llegan a diario por la multitud de medios, debiera convocar a la reflexión sobre las fuentes desde las que nos informamos y aquellas a las que les damos credibilidad. Yendo al tema que me extiendo, el pasado viernes en la edición de Madrid de este periódico, se titulaba no con poca exageración “¡¡¿¿Perdón??!!” a un artículo que venía a hablar no con escaso dogmatismo indignado, de la intervención policial, institucional y papal en el desalojo de la Puerta del Sol y de la Acampada del Parque del Retiro. En el mismo artículo, se venía a proclamar el espacio público madrileño referido, como símbolo mundial de un nuevo sistema político, que puesto que no se dan más señas, pasamos a llamar “Quinceemísmo” y cuyas consignas nos gustaría poder aquí reflejar para el conocimiento de todos; pero como digo, aunque ya dispone de simbología, el nuevo sistema todavía no está definido, lo que no es óbice para que a pesar de no ser un claro concepto, en su defensa, se pueda incurrir en multitud de inconveniencias opinio-periodísticas. La más importante de las inconveniencias democráticas del postulado en cuestión (no lo podemos llamar de otra forma por la pretensión doctrinal que el artículo tiene de principio a fin), aquélla inconveniencia que resume todas en una, es la belicosidad del escrito, la provocación, la incitación al enfrentamiento, la división en bloques contrapuestos: los que están 100% de acuerdo en todas y cada una de las acciones del Movimiento 15M y los que no, los que quieren que venga el Papa de Roma y los que no, los que ejercen su derecho a manifestarse en las plazas y los que piensan en reunirse para encontrarse en su Fe, los que se sientan en una plaza a indignarse y los que tratan de proteger el Derecho de todos los ciudadanos, de transeúntes y comerciantes, de jóvenes y mayores, de perros flautas y de cornetas del apocalipsis, de todos.
El sectarismo de la indignación es tan negativo para nuestra sociedad como todas las demás intransigencias, y la intolerancia no puede ser un hilo argumental a un artículo de difusión respetable. No se pude construir una sociedad mejor desde posturas tan negativas, desde posiciones tan radicalizadas, desde faltas de entendimiento tan forzadas. No estaremos edificando una sociedad más justa, más igualitaria, más tolerante; en definitiva, mejor, desde razonamientos tan cerrados.
Deberíamos utilizar nuestra libertad de expresarnos para encontrar puntos de encuentro, sobre todo, los que tenemos una perspectiva progresista de la sociedad; debemos ser sumamente exigentes con nuestras formas de recabar información y de expresarla, y ser sumamente críticos con los abanderados de las causas que solo saben entorpecer el diálogo. Debemos empezar ya a tutelar esa información que nos llega, porque somos sus únicos destinatarios y los beneficiarios de una ejecución correcta de las libertades de información.

¡¡¿¿Perdón??!! No perdóneme usted, me parece que estas no son formas.

%d bloggers like this: