Tag Archives: CAtaluña
Anotació

DERECHO A DECIDIR: Bautismo o expulsión.

30 set.

DERECHO A DECIDIR: Bautismo o expulsión.

Allá por el 1492, los Reyes Católicos firmaron el Edicto de Granada con la finalidad de impedir que los judíos siguieran influyendo a través de sus costumbres en la judaización de los cristianos nuevos. La voluntad última era convertir la totalidad del pueblo español en cristianos, eliminando todo aquéllo que por el cruce cultural y social dado en la normal convivencia de ambas poblaciones pudiera contribuir a la pérdida de pureza de los reinos de España, considerados en un todo, como el reino más cristiano de la cristiandad, hegemónico, uniforme y tras el 31 de marzo de 1492, pretenciosamente excluyente.

Bautismo o expulsión, era la alternativa que tenían los judíos del Siglo XV, ese fue el derecho a decidir con que los Reyes Católicos les obsequiaron. En suma, una conversión coactiva, si no abrazaban la Fe que les era impuesta, si no renunciaban a todo aquéllo que amaban, que les era propio, sus costumbres, su lengua, sus cantares, la lectura e interpretación de las escrituras, su calendario, su gastronomía específica para la Pascua, … debían desproveerse de sus viviendas y posesiones y marchar. Dejar de ser lo que eran, para ser otros a los que los cristianos viejos pudieran aceptar. Un verdadero judío, incapaz de renunciar a su esencia, negado a doblegarse, podía marcharse desposeyéndose de lo suyo, de su casa, trabajo y amigos, buscar en otras fronteras cobijo para su identidad rechazada; otro, quizás por temor o por apego, se acogería a una conversión fingida.

Éstos últimos, los cristianos nuevos, no podían dejar que se atisbara en ellos ni una pizca de su pasado judaico, incluso tuvieron que cambiar de apellidos, cristianizarlos. Así de violento y coactivo era el literal del edicto que buscaba la homogeneidad de Fe del Reino. Ni en el vestir, ni en el hablar o celebrar podían conservar una reliquia de su origen, debían comportarse como los cristianos viejos, porque a partir de aquél edicto corrían el riesgo de ser expulsados por la fuerza.

Hoy en Cataluña no querer votar el referéndum, negar su legalidad y exigir fórmulas de respeto constitucional te convierte en un judío que sigue abrazando su fe* a pesar de las exigencias del Gobierno de la Generalidad Catalana. Se conmina al pueblo a decidir, como si verdaderamente tuvieran otra alternativa (como si después de aceptar vivir en la aljama, hubiese terminado la disputa) no la hay, el derecho a decidir es un impás, el aplazamiento del verdadero objetivo, el sometimiento identitario, Cataluña para los catalanes viejos.

Tú podrás defender que se vote “no” como buen converso, persuadido de que es “todo” lo que se pide, un referéndum, convencido de que no tendrás que renunciar a más. Lo defenderás a capa y espada, por el rey Puigdemont y la reina Forcadell y por amor a la tierra en la que vives y trabajas, al fin y al cabo, es un derecho, a decidir. Quizás lo defiendas más incluso que los propios independentistas, en realidad, estás aceptando la antesala de la expulsión, de la exclusión política y civil. Porque ésta presión identitaria, subyace en la vida pública catalana, cuando un periodista criticó las leyes de transitoriedad y le invitaron cordialmente a seguir haciendo periodismo en otro lado, se oculta tras cada multa por no rotular un negocio en catalán (esos negocios que amanecieron pintarrajeados de insultos), se manifiesta en la exigencia del nivel C de catalán para acceder a un puesto público (no importan dos licenciaturas y un máster) o cuando finalmente compruebas que en una reunión de amigos el único que no puede decir libremente lo que piensa, eres tú.

Olvidarás que una vez fuiste ciudadano libre en tus pensamientos e igual en derechos y libertades. Renunciarás a lo propio y abrazarás lo ajeno, deberás hacerlo en público, a gritos si es necesario, si no quieres ser condenado al ostracismo, pretenderás que no se note que no eres catalán viejo, disimularás tu apellido o catalanizarás tu nombre, votando “NO” te estarás poniendo el crucifijo más grande del mercado, pero no pasarás desapercibido por mucho tiempo porque ese crucifijo, mañana, no será suficiente. SHALOM

Anuncis

Derecho a Decidir que NO.

7 nov.
  • Que Artur Mas no es el Mesías, ni l´Estat propi el paraíso.
  • Que no se puede pasar un Gobierno la legislatura entera recortando derechos a sus ciudadanos, destruyendo pilares del Estado de Bienestar como la Sanidad y la Educación (competencias autonómicas) mientras gasta a porrones el dinero de los contribuyentes haciendo propaganda de su propio proyecto y subvencionando entidades privadas afines con el dinero de todos. Que no es de recibo.
  • Que no hay motivos para destruir la convivencia.
  • Que no hay persecución del catalán, ni persecución de la cultura catalana, ni dentro de Catalunya, ni en el resto de España. Que jamás en la historia de Catalunya el acceso a la cultura; a la lengua, literatura,… había sido más garantizado por las instituciones ni tan respaldado por las Leyes; y que ser catalán y catalanista no tiene porqué estar enemistado con ser español.
  • Que no hay motivos para seguir enfrentando identidades, levantando muros entre ciudadanos. Que es una gran irresponsabilidad del Govern poner unos frente a otros a: catalanes que no se sienten españoles, catalanes que se sienten tanto españoles como catalanes y catalanes que se miran al espejo cada mañana y no se reconocen de otra forma que como españoles. Que las identidades coexistentes en Catalunya, los sentimientos de pertenencia, son muchos, Catalunya es diversa, plural, conviven en ella tantos sentimientos patrios casi como individuos y que ningún gobierno tiene derecho a enfrentarlas. La obligación de un Gobierno, es elaborar las políticas necesarias para que los ciudadanos puedan vivir en paz se sientan como se sientan, de L´Alt Ampurdà o del Este del Mississippi.
  • Que no se puede pasar por encima de la Constitución y de las leyes para llevar adelante un proyecto de división porque esto supondría que la ilegalidad si viene del Gobierno, es aceptada, y que todo vale para llegar a los fines anhelados por el Gobierno de turno. Que no hay nada más anti-democrático que pasarse por el forro de la chaqueta la Ley, que es muy peligroso y que nos sentimos contentos y orgullosos de que esta impunidad no exista.
  • Que no creemos los datos económicos que manejan los soberanistas para defender el “Espanya ens roba” que la fiscalidad propia y financiación catalanas, han sido negociadas en multitud de ocasiones por los soberanistas en Madrid y que de ser desfavorables en algún punto, son los soberanistas, los que nos quieren llevar a la escisión, responsables en un 50%.
  • Que no, que el argumento de la renta más alta o la mayor contribución fiscal de los catalanes al resto de España no nos parece razonamiento suficiente para enarbolar la bandera de la ruptura. Y que de aceptar este argumento (en contra de la solidaridad e igualdad entre ciudadanos) no entenderíamos qué impediría a las élites en Catalunya, dejar de contribuir con sus impuestos al sostenimiento de las rentas de los barrios o pueblos más pobres, que son cada vez más. Que el sálvese quien pueda no es la mejor forma de salir de las crisis y que sólo beneficia a los que ya tienen un pie fuera, a las élites.
  • Que no, que no nos explican el proyecto porque no lo tienen, que no se habla del futuro de las pensiones, ni de quién pagará la factura del rescate de las cajas, ni se dice que Catalunya sería ajena al proyecto común europeo el mismo día que se declarara la Independencia, que no se explica el coste para nuestras empresas cuyos máximos beneficios provienen de las ventas e inversiones del resto de Espanya
  • Que no es una convocatoria oficial de referéndum, que esto es otra pantomima independentista.
  • Que no es legal, que no habrá garantías ni organismos oficiales que aseguren la limpieza y trascendencia de la votación, sólo unos cuántos independentistas voluntarios y voluntariosos, en pro de lo suyo, ya se sabe. Que la ANC y otras de las asociaciones voluntarias en la consulta pro-independencia no tienen legitimidad para controlar los datos personales de las personas que vayan a asistir o no el 9N.
  • Que no es un proceso electoral decisorio del futuro de Catalunya, no está reconocido por la Constitución ni avalado por las leyes españolas.
  • Que no hay motivos para irnos y sí muchos para quedarnos.

Porque No, no compramos la moto gripada del Independentismo, no creemos en su proyecto, ni en el proceso y no creemos que nadie tenga derecho a repartir el carné del Buen catalán.

(Para leer en catalán pincha aquí –> https://sinbrujulaysinmapa.wordpress.com/2014/11/08/dret-a-decidir-que-no-versio-en-catala/ )

%d bloggers like this: