Tag Archives: futuro

El Brexit, una patada a todo lo que era bueno.

24 juny

brexit

Hoy 24 de Junio de 2016, Europa es un lugar más triste.

No puedo decir que ayer fuera jauja, venimos de una grave crisis que todavía muestra espasmódicamente sus consecuencias y hay cierto consenso en que no se han hecho las cosas bien. Se han construido fronteras artificiales, se han negociado responsabilidades sobre el devenir de seres humanos desplazados de conflictos armados,… pero sobre todo lo que más me duele es que se han azuzado movimientos nacionalistas y xenófobos como el Frente Nacional de Le Pen, los Verdaderos Finlandeses, el FPO austríaco, Amanecer Dorado en Grecia, Alternativa para Alemania, el Ley y Justicia en Polonia o el reciente ganador del Brexit, el UKIP en Reino Unido.

Todos han ganado fuerza tras la crisis económica y la reciente amenaza del DAESH. Todos ellos comparten argumentos racistas, “hay que impedir la entrada de inmigrantes” ha dicho Le Pen, Amanecer Dorado decía que si había que apretarse el cinturón que fuera sólo por los verdaderos griegos, los de Alternativa para Alemania convocan manifestaciones “contra la islamización de occidente” y el UKIP presenta el proyecto europeo como una cola de refugiados sirios que avanza hasta las puertas de un Reino Unido que sólo puede negar su adhesión a la UE porque eso supone una responsabilidad sobre los que peor lo pasan en Europa y a ellos “a solas les va mejor y tocan a más”. Defienden su euroescepticismo basándose en criterios de superioridad nacional, frente al sueño de integración e igualdad que supone la UE.

Entiendo todo esto como una amenaza a los valores sociales europeos, y es cierto que hay problemas que resolver, cuestiones que atajar, pero no podemos perder de vista todo lo que conseguimos con el proyecto de la Unión. Logramos construir un período de Paz de varias décadas, construir un mercado común, que jóvenes de todas partes de Europa pudieran estudiar en cualquier país y poder ejercer su profesión donde mejores expectativas de futuro tuviesen siendo tratados como iguales en derechos y libertades por muy lejos que estuvieran del país que les vio nacer, se eliminaron las fronteras y se liberalizó el mercado de trabajo, se estableció un marco de cohesión legislativa, se ha instalado la evaluación de la Corte de Derechos Humanos sobre las resoluciones judiciales nacionales como instrumento que haga coherentes las formas de entender los derechos y libertades de los europeos, que un alemán o un portugués pudieran ver defendidos sus derechos en un marco superior de entendimiento de los mismos superado el ámbito nacional.

Quizás lo que más me enfada y desilusiona es que a todo esto se llegue con el disfraz pseudo-democrático del “derecho a decidir”. Esa trampa de  que sólo por votar el resultado es democrático, porque no lo es. La Democracia y la Unión Europea tienen como principios y valores inspiradores la Igualdad, la Solidaridad y el respeto a los Derechos Humanos, son valores que defendemos como propios e inalienables de todo ser humano con independencia de su raza, origen, género, religión y orientación sexual, pero hoy, en esta gris Europa ha triunfado el nacionalismo euroescéptico, el de las fronteras, el de las razas, el contrario a otras religiones, el que no asume responsabilidades sobre los desastres humanitarios, el que niega la entrada a los necesitados, el que entiende que la defensa de su propio bolsillo bien explica cerrar la puerta en las narices a los demás (humanos,antes iguales). Estamos dejando que este discurso triunfe, que haya más nacionalismos, que unos se sientan con más derechos que otros, que la solidaridad sea concebida como una fórmula de sacarnos el dinero de los bolsillos y no como una garantía de progreso social y si cabe, lo estamos agravando al concebir que esa patraña del “derecho a decidir” no será una artimaña para que los discursos más populistas, excluyentes y xenófobos calen en una sociedad, la europea, que hace apenas 71 años se enfrentaba a la IIGM, consecuencia directa de discursos xenófobos y supremacistas, el odio y el temor al distinto enarbolados como argumentos políticos.

Los que defendemos la integración, los que queremos una Europa responsable, solidaria, no ajena al dolor por lo que ocurre allén de nuestras fronteras, los que entendemos que los proyectos que merecen la pena hay que defenderlos hasta el final, lucharlos, los que hemos mirado alguna vez con ilusión ese proyecto de Paz, Igualdad y Solidaridad, no podemos compartir posturas como la que hoy algunos consideran “verdadera democracia”, no podemos defender que allá cada cuál con lo que le ocurra, o que la soberanía se explica exclusivamente sobre reduccionismos locales y decisiones sectarias, o que no hay forma de entender una soberanía de la Unión, común, integradora e igualitaria.

Mañana podríamos estar votando la negativa a los refugiados a entrar en nuestras fronteras, probablemente vendría tras el calado del discurso del miedo al Islam (consecuencia de execrables atentados por grupos integristas) o de la mano de la falta de recursos económicos, o el paro,… Seguro este discurso vendría articulado por salvapatrias acomodados socialmente e instalados en la negativa a la cooperación, o en la defensa de unos ciudadanos respecto a otros, el típico y cada vez más común “no son como nosotros”. Hay cosas que no deberíamos poder decidir, y algunos no se dan cuenta que los peores discursos, son los que más calan en contextos de crisis, por eso la responsabilidad no debería permitir jugar a una carta todo lo que hemos construido.

 Nunca he asumido argumentarios apocalípticos porque siempre he pensado que hay un consenso sobre los valores democráticos (hoy creo haber perdido un poco de esa inocencia); pero hoy, cuando me digan “esto es Europa” como si fuera un salvoconducto o existiera una vacuna que simplemente por estar en Europa nos defendiera de virus como la xenofobia, no podré dejar de sentir un pinchazo en el corazón, un triste presentimiento de que de no hacer nada los que creemos en esos valores; lo que “era Europa” dejará de serlo.

Anuncis
%d bloggers like this: