Arxius | Medio Ambiente RSS feed for this section

EL DEBATE DE LAS NUCLEARES

12 març

 

residuo nuclear

 Creí tener claro hace tiempo que llegaríamos a ser un país anti-nuclear, vivimos en una sociedad preocupada por el cambio climático, que adopta cada vez más medidas de protección al Medio Ambiente; y resulta anecdótico que un problema tan importante como el de las nucleares  permanezca “en la reserva” de aquéllo  que como sociedad tenemos obligación de solucionar.  El tema vuelve a estar de moda cuando empiezan a conocerse cifras sobre evacuados alrededor de la Central Nuclear de Fukushima I, y claro está, no faltan las voces que se elevan en contra de la mencionada energía al igual que tampoco faltan voces tachando a las anteriores de oportunistas.

 El accidente ha sido catalogado por las autoridades como de categoría 4, esto equivale a un “accidente con consecuencias de alcance local” según la Escala Internacional de Sucesos Nucleares cuyo grado máximo es 7 “accidente grave”, un ejemplo Chernobil. Las mismas autoridades califican el riesgo por el momento “bastante bajo”. Pero el estado anímico de la ciudadanía no es de tranquilidad y no es de extrañar pues resulta imposible borrar de nuestras retinas aquellas durísimas imágenes del desastre de Chernobil cuyas consecuencias siguen causando estragos. Es un miedo real, la humanidad entera deseando que no ocurra otro desastre de semejantes características la misma humanidad que mientras no había desastre, no perdía horas de sueño en estos temas. Siendo así resulta casi imposible no ser oportunista, de no hacerse así del tema nucleares ni siquiera se hablaría; y es una lástima . Porque habría tema para rato, hubo unos años que hablar de la energía nuclear era un tema claro , TODO EL MUNDO EN CONTRA.

Pero eso cambió hace tiempo, entre las posturas que se manejan hoy a favor y en contra encontramos  : “la energía nuclear es  muy peligrosa” frente al “los riesgos cada vez son más bajos”, “la energía nuclear genera residuos radiactivos cuya peligrosidad permanece durante decenas de miles de años y cuya gestión, tratamiento y/o eliminación son cuestiones aún no resueltas” contra el “es posible el almacenamiento sin riesgos y se están investigando nuevas técnicas científicas de reutilización y reciclaje de los mismos residuos”, en términos económicos las dos partes alegan el mismo argumento en su defensa ” el coste de la gestión de los residuos radiactivos en España, según los cálculos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), será de más de 13.000 millones de euros sólo hasta 2070″  unos lo utilizan para corroborar la necesidad de implantación de nuevas plantas de tratamiento radioactivos nacionales  y los otros para recalcar el gasto que supone para el país.

Así que no es un tema poco debatido aunque hay un claro desequilibrio entre las dos posturas, el lobby de las nucleares ha conseguido presentarlas como energía, limpia, económica, verde y sostenible  y se han colocado como una necesidad de nuestros mercados, y no deja de ser cierto pues el círculo económico en el que nos vemos inmersos nos exige un crecimiento constante con lo que se supone un mayor gasto energético, podíamos preguntarnos en este punto si no sería mejor replantearnos nuestros esquemas productivos, o nuestro modelo de desarrollo invasivo con nuestro entorno; o nos podríamos preguntar cual es el estado de bienestar que queremos el del cubrimiento de unas necesidades más básicas o al que nos enfrentamos ahora, el de la creación  de más y más necesidades artificiales.  Mientras tanto los grupos ecologistas en clara minoría, no consiguen calar en la sociedad se presentan lejanos, no logran identificar sus valores con los de una sociedad cada vez más individualista, no transmiten que su verdadera preocupación debería ser la de todos la consecución de un futuro más respetuoso con el Medio, dan la sensación de querer privarnos de muchas comodidades , decía un amigo “parece que quieran que volvamos a vivir en cavernas”.

¿Cómo podemos tenerlo claro los ciudadanos? Creo que hay una clara tendencia de la ciudadanía en pro de la utilización de la energía nuclear; ante argumentos como la creación de nuevos puestos de trabajo en esta situación la gente es capaz de renunciar a otras cosas más lejanas que a sus necesidades más actuales. ¿No resulta oportunista que se decida sobre esto en una situación de crisis económica? ¿No nos coloca esto en una posición de debilidad ante la industria de los átomos? Me vengo preguntando hace tiempo si perdemos de vista muchas otras circunstancias a parte de las económicas cuando buscamos las soluciones o nuestras tendencias a futuro. Me pregunto si no se pierden de vista valores como el cuidado de nuestro planeta, el crecimiento sostenible, si no se pierde de vista que tal y como vamos podemos terminar con el planeta así como lo conocemos.
No son pocos los informes que avalan que no hay riesgos reales en almacenamientos de residuos nucleares, pero me pregunto si hemos sido capaces de verdad de calcurar dichos riesgos; de verdad somos capaces de “controlar” catástrofes del estilo Japón? ¿No es mucho más seguro trabajar en nuevas técnicas de producción energética? ¿Es suficiente un argumento económico para descalibrar afirmaciones sobre los riesgos que corre nuestro entorno, nuestros ríos, mares, flora y fauna…? Si abandonar la energía nuclear es exclusivamente una cuestión de voluntad política, no deberían al menos garantizarnos que la decisión será política y democrática y no tanto económica. Es irónico que se tenga que abrir debate sobre esto ante una crisis de semejantes características. Pero han de ser muy aprovechados estos debates, habrá que escuchar muy atentamente el sentir popular al respecto y actuar en consecuencia, ¿Será más importante abaratar costes energéticos o preocuparnos por crear otros esquemas de desarrollo económico? NO CREO QUE HAYA MEJOR MOMENTO PARA HACERSE ESTAS Y OTRAS PREGUNTAS.

MEDIDAS DE AHORRO ENERGÉTICO

10 març
 
 

 

 

Consumos energéticos en España.
Bajo el título de Medidas de Ahorro Energético, está el debate sobre la sostenibilidad del planeta, la solidaridad con las generaciones futuras, los modelos de consumo y de vida, aceptar que la energía es limitada y vivir en consonancia con ello. Y no otros debates que parecen MUY FORZADOS.

Se ha venido criticando los últimos días que siendo éstas que adjunto “medidas anti-crisis” supongan un gasto, una inversión bastante alta a corto plazo cuando peor nos podía venir;  pero ¿no será mejor cambiar ahora aquéllo que no nos sale rentable para emprender reformas estructurales rentabilizables a largo plazo? ¿Puede haber algo que reprochar en el precio de las bombillas de bajo consumo cuando sabemos que nos pueden ahorrar hasta 7 veces más consumo? El hecho que sea el Gobierno el primero en poner la vista en algunos despilfarros no debe ser óbice para que nuestros ciudadanos hagan lo mismo, todos, oposición y ciudadanía, más allá de la percepción que se tenga tendremos que atender a éstas necesidades de cambio. Debemos ser conscientes que con pequeños cambios la reducción de consumo energético puede tambien menguar nuestra dependencia energética ¿o es que nos gusta estar en manos de los mercados energéticos internacionales?

– Límite de velocidad de 110 km/h:El Gobierno reduce al menos hasta el 30 de junio los límites de velocidad en autopistas de peaje y autovías a 110km/h para ahorrar combustible. La medida afectará a 12.000 kilómetros de estas vías en España y tiene un coste, por cambiar las señales, de 250.000 euros.  El Gobierno calcula que permitirá ahorrar entre el 11% y el 15% de carburante, dependiendo de las condiciones y del estilo de conducción; y siendo así el  Instituto de Investigación del Automóvil, por ejemplo, limita ese posible ahorro entre el 1% y el 3% pues no se puede aplicar en todas las carreteras, ni en todos los tramos de vía sino sólo en aquéllos tramos de autovías y autopistas cuya velocidad máxima permitida sea de 120 km./h. Supone dejar de consumir 1,5 millones de barriles de crudo al mes, lo que al precio de hoy equivale a unos 690 millones de euros hasta junio, usando el mejor ejemplo gráfico escuchado éstos últimos días, ” si colocásemos uno a uno todos los barriles que nos ahorramos uno al lado del otro llegarían hasta CHINA”.

– Billetes de cercanías más baratos: Con el objetivo de incentivar el uso del transporte público, se van a rebajar los precios de los billetes en ferrocarril, en cercanías y media distancia de Renfe. Además, el Ejecutivo, que no ha cifrado el coste de la iniciativa, ha anunciado que se reunirá con Gobiernos regionales de Madrid o Cataluña para promover o negociar con éllos una reducción de sus precios; lo que aquí en Madrid se hace imperativo dado el elevado coste de éstos servicios.

– Plan Renove de neumáticos: Para favorecer la sustitución de neumáticos viejos por los que tienen la máxima calificación energética (A) en turismos de particulares y flotas de empresas, se crea una línea de subvenciones de 20 euros por neumático, hasta un máximo de 240.000 neumáticos, lo que supone un mínimo de 60.000 vehículos beneficiados. La medida tiene un coste de 4,8 millones de euros. No es un tema vanal que con mejores neumáticos no sólo se reduce el consumo sino que la conducción mejora y la seguridad se incrementa reduciendo la posibilidad de sufrir accidentes.

– Transporte urbano público: Se crea una línea de financiación de 262,4 millones con cargo a los fondos europeos para fomentar el transporte público en ciudades de 20.000 a 50.000 habitantes que ya cuenten con planes de Movilidad Urbana Sostenibles. El dinero servirá para construir carriles de uso exclusivo para autobuses o bicicletas e intercambiadores.

– Más biodiésel: Se eleva hasta el 7% el porcentaje de este tipo de carburante para el año 2011 y siguientes.

– Transporte de mercancías: Fomento vuelve a apostar por fomentar el transporte ferroviario de mercancías y anuncia un plan de eficiencia energética en el sector.

– Empleo de los pasillos aéreos de Defensa: El Gobierno va a optimizar del uso del espacio aéreo mediante la mejora en la utilización de los pasillos de Defensa, así como a través de la introducción de sistemas de descenso continuo y reanálisis de las rutas trasatlánticas.

– Más crédito para las empresas de servicios energéticos: El Ejecutivo destinará 600 millones de euros para fomentar la puesta en marcha y ayuda a este tipo de empresas, que ya contaban con su propio plan de desarrollo. Las empresas de servicios energéticos se dedican a trabajos de eficiencia y sustitución de instalaciones. Estas sociedades financian la inversión y luego cobran con un plan plurianual a partir del ahorro obtenido en la factura eléctrica. Desde Industria explican que, por ello, el cliente, no tiene que hacer desembolso alguno.

– Calefacción a partir de la biomasa: Se amplía el plan actual para sustituir las calderas en los edificios de las Administraciones Públicas subvencionando a fondo perdido un 15% del coste de estas actuaciones. También se amplia la línea de ayudas del Plan Renove de calderas de alto rendimiento.

– Nueva iluminación más eficiente en las grandes ciudades: Se renovarán los sistemas de alumbrado de las grandes ciudades, agrupadas todas las de una misma comunidad, con la participación de las empresas de servicios energéticos.

 – Sustitución de bombillas en los municipios pequeños: Se renovarán las lámparas de vapor de sodio por tecnologías de alta eficiencia en los núcleos con menos de 200 habitantes, lo que equivale a unos 2.200 municipios. Para sufragar el cambio, se han apartado 30 millones de euros.

– El Gobierno exigirá el cumplimiento de la normativa sobre alumbrado público eficiente en todos los municipios de más 25.000 habitantes (295 municipios) en un plazo máximo de cinco años. El cambio, según el departamento que dirige Miguel Sebastián, no tendrá coste directo ya que se hará a través de empresas de servicios energéticos. El ministro ha añadido que estas compañías financian la inversión y luego cobran mediante un plan plurianual a partir del ahorro obtenido en la factura. A modo de ejemplo, ha explicado que un Ayuntamiento que acepte que su factura eléctrica se rebaje un 20%, si luego la compañía de servicios consigue un descuento mayor, la empresa gana la diferencia.

Si de algo deben servir estas medidas es para cambiar conciencias y mentalidades, concienciar a la población sobre la importancia de adoptar hábitos de ahorro y consumo eficiente de la energía. Yo me voy a quedar con el ejercicio individual de éstos cambios, podemos y debemos apagar las luces, utilizar modos de ahorro energético en el uso de material informático, conformarnos con 2 grados menos en invierno y dos más en verano, levantar el pie del acelerador, invertir en mejores equipamientos con consumos más sostenibles y pedir a los demás que también lo hagan.

%d bloggers like this: