Archive | CRITICA RSS feed for this section

MONOS VERSUS IMBÉCILES

24 maig

Quizás lo hayan visto, un vídeo que se convirtió en viral a principios de año extracto del programa “Spy the world” de la BBC. En él, un grupo de científicos introduce en una manada de monos langur un animatronic imitando las características propias de los bebés de la especie y capaz de gesticular y emitir algunos sonidos con el objetivo de engañar a la manada.

Uno de los monos siente curiosidad por el “nuevo” y juguetea con él hasta que por error, lo precipita al vacío. De inmediato, baja a socorrer al herido, lo abraza y lo vuelve a dejar con cuidado en el suelo. La tristeza se adueña de la manada, paralizan su actividad para rodear al “fallecido”, se acercan, lo tocan con cuidado intentando identificar algún signo de vida… Asumen la noticia, está muerto, y la toman como cuando uno de los “suyos” muere, se abrazan unos a otros reconfortándose, gimen, sienten el dolor de la pérdida por un recién llegado al que apenas empezaban a conocer… No hay dudas, es EMPATÍA y es tan natural en esta manada de monos, como en los humanos. Nos sucede lo mismo cuando vemos el sufrimiento ajeno y cercano, hay casi siempre (salvo psicopatías) una respuesta emocional.

El lunes pasado en Manchester murieron 22 personas consecuencia de un atentado suicida. Uno no puede ver las imágenes o escuchar las historias sobre las vidas truncadas sin contener las lágrimas y no podemos porque sentimos el dolor como propio. Nos colocamos en la piel de las familias que no volverán a estar completas, de los amigos que no volverán a jugar con aquélla niña tan hermosa y alegre a quien la madre, en el hospital, tampoco volverá a besar. Se establece una nueva comunidad, la de los que lo sentimos, y poco importa que esto haya ocurrido en el vecindario o en un país vecino. Ya existe cierta comunidad cultural entre los países europeos, pero además, el acto de terrorismo, nos recuerda que también somos objetivos, que ya ocurrió en París, o Niza, o Bruselas… Podríamos haber sido nosotros.

Y tratamos de llevarlo, de asumirlo, cuando aparece el “fiscalizador de la empatía” (cargo ejercido por no pocos imbéciles de manual) que suma las muertes, las reduce a un porcentaje y las relaciona con otros porcentajes de otras muertes, por otras causas, en otros lugares, pero igual de tristes y lamentables.

federicoturpeEMPATIA

El fiscalizador, nos reprocha ese sentimiento empático, “Horrorizados por un 1% de las muertes que hay cada día” como si no se pudiera sentir algo sin hacer constar todo lo que se siente y como si un triste porcentaje pudiera ridiculizar las pérdidas y los sentimientos de muchas personas. El fiscalizador, o el imbécil si lo prefieren, se coloca en un plano superior de moral en que ni la proximidad geográfica, ni la cultural son suficiente para sentir las muertes del primer mundo, ni siquiera que la amenaza sea la misma para nosotros, que seamos también objetivos de la misma. Él no siente ni padece la pérdida de un triste mono mientras no se sienta y padezca la de miles de ellos a la vez. Al fiscalizador le importa la cantidad. Él está por encima de las circunstancias de tiempo y lugar,… Va más allá, nos culpa de ellas, se regocija en la idea de que el terrorismo imparte cierto tipo de justicia divina, la que merecemos los que no mostramos el dolor que nos produce que haya niños famélicos cuando vemos a gente desmembrada en las calles de Manchester. Parece pensar “os quejáis de 22 muertos pues venga el terrorismo a daros más”.

Da igual que lo sintamos quizás de la misma manera, con el mismo horror… para los imbéciles, es más importante poder señalar a los demás. Es eso lo que hace, entona un mea culpa colectivo “nos merecemos los atentados” pero en realidad dice, “os lo merecéis, que YO veo más dolor y más lejos”.

EL COMPLEJO DE JUSTINE Y LA IZQUIERDA EUROPEA

19 jul.

maltrato

“¿Bajo qué fatal estrella tengo que haber nacido, me dije, para que me resulte imposible concebir un solo sentimiento de virtud que no sea inmediatamente seguido por un diluvio de males, y cómo es posible que esta ilustre providencia, cuya justicia me gozo en adorar, al castigarme por mis virtudes, me haya ofrecido al mismo tiempo la visión de quienes me aplastaban con sus vicios en la cúspide?…” Justine o los infortunios de la Virtud (Donatien Alphonse François de Sade, El Marqués de Sade).

Pobre Justine, un chica joven virtuosa, guiada por los más altos valores y los más férreos principios; encarnación de la verdad, del compromiso, de la justicia, de alguna manera abnegada, constante, piadosa, generosa, afable, clemente,agradecida…

A ella destinó el Marqués de Sade a sufrir los peores agravios, a ser injuriada y ofendida no sólo en su Fe sino también en su cuerpo en su mítica novela “Justine o los infortunios de la virtud”. Sufrió la traición de quienes más le importaban, de quienes idolatraba y a quienes más intentaba agradar y aunque su intención siempre fue prestar su ayuda a los que parecían necesitarla siempre fue utilizada, apaleada, insultada, vapuleada y despreciada.

Cuando salía adelante, Justine siempre lamentaba no haber podido hacer más por sus abusadores, captores, traidores y maltratadores, siempre mostraba compasión por los que creía alejados del bien, y aceptaba cada golpe como un castigo divino, como algo que en el fondo merecía por no haber puesto la otra mejilla, por no haber sido suficientemente piadosa, comprensiva, porque si eran malos con ella sería por algo, seguro había alguna causa detrás que lo explicaba y ella no había podido entender, rezaba para en el futuro estar a la altura de las circunstancias. De alguna forma, interpretaba ella, su sufrimiento era de justicia.

A muchos europeos les pasa como a Justine, cuando reciben un golpe buscan una forma de justificarlo, quieren “entenderlo” ¿qué hemos hecho mal? y rebuscan en su conciencia motivos para justificar el maltrato; “es por lo de Iraq“, seguro que ese ciudadano francés que decidió coger un camión  y atropellar a quien se encontraba por el paseo de los ingleses en Niza tenía una buena razón para sembrar tanto terror en tan pocos minutos, “no hemos estado a la altura“, “es una venganza justificada“,…

Poco importa que Francia fuese uno de los más tajantes opositores a la guerra de Iraq, porque aquéllo es algo que quedó en la conciencia colectiva como una componenda de mentiras que arrojó un resultado vergonzoso, quedó fijado en nuestra memoria como una tremenda injusticia, como un error, y lo fue; pero no puede servir  para indefinidamente explicar el dolor que hoy en día los yihadistas tratan de llevar a todo el mundo.

Cualquiera puede ser víctima de un fanático, y este nunca necesita razones para hacer lo que hace, sus actuaciones no provienen de razonamientos, su impulso no es hacer justicia. No, su impulso es hacer daño, la maldad por la maldad, el dolor para su regocijo, ¿tan difícil es ver esto?

Europa sufre el complejo de “mujer maltratada”, el de Justine.

Si pudiéramos acercarnos a esa mujer que ha sufrido maltrato psicológico y físico, que se siente inútil y fracasada, que busca en sí misma la culpa de una situación que ella no ha provocado, probablemente le diríamos: “tú vales mucho, eres valiente, tienes valor por tí misma, eres bella, eres buena, eres trabajadora, te preocupas por los demás, te importan las personas y no hay capacidad humana más grande que la de la empatía”…

Si le habláramos de su maltratador seguro trataríamos de sacarla de su ceguera, convencerla de que no podía hacer más por su acosador, que ni estando más callada, ni más sumisa, ni más agradecida o complaciente hubiera podido evitar las palizas. Le diríamos que ese vil personaje no merecía ni su respeto, ni sus lágrimas, nadie merece vivir con miedo, nadie merece vivir sometido, nadie es quién para atemorizar ni para someter a otros,… Le diríamos que la queremos tal y como es, le diríamos que cuente con nosotros.

¿Porqué no hacemos lo mismo con Europa? ¿Porqué no nos pedimos auto-respeto, dignidad y orgullo? ¿Porqué no nos animamos a levantar la cabeza, a mirar de frente los problemas y enfrentarlos sin miedo, sin culpas?

Porqué no nos decimos a nosotros mismos que vivimos en la tierra de las oportunidades, donde todo el mundo querría vivir, donde se vive en Paz, donde conviven muchas culturas en el respeto mutuo, donde muchos expatriados, donde los que huyen eligen vivir. Somos el continente, la unión de estados, que más coopera al desarrollo de los rincones más desfavorecidos del Planeta, el que más se preocupa por hacer del mundo un lugar mejor. Aquí se garantizan los derechos humanos, seas quién seas vas a tener resguardados tus derechos, aquí existe la tutela judicial efectiva,  se tiene derecho a un juicio justo y a elegir a los que nos gobiernan y por supuesto aquí no hay hordas de radicales armados exigiendo  sometimiento a la violencia.

Europa es un oasis de libertades cuya mera existencia irrita a los fanáticos, aquéllos que quieren imponer su sharia, su desierto falto de humanidad y donde cualquier resto de civilización, si la hubo alguna vez, fue convertido en una anécdota mucho tiempo atrás. Aquellos fanáticos que lapidan al disidente, los que no ofrecen mayor oportunidad que el sometimiento, los que no creen en la igualdad de todos los seres humanos,  aquéllos que no saben el significado del diálogo porque sus conversaciones se articulan a través del terror, del dolor y el sufrimiento.

Esos fanáticos que atentan hoy aquí, son los mismos que empujan a miles de musulmanes a buscar en Europa lo que en sus países es simple y llanamente un imposible. Los que huyen de allí buscan sobre todo un futuro, y más que nada un futuro de libertad para sus hijos, buscan la Paz y las oportunidades que en su país ni siquiera se atreven a soñar por miedo a la represalia de los integristas. Los que los obligan a huir son los mismos exaltados que hoy que miran con recelo Europa los que la quisieran destruir porque significa todo aquéllo que aborrecen, todo aquéllo que ni en un cielo de 7 vírgenes tendrían, el oasis de los principios y valores democráticos frente a la aniquilación del que opine distinto, la discriminación sexual, de castas, política y religiosa, en definitiva, oasis frente a desierto.

Yo invito a verlo así: Europa es sobre todo sinónimo de Libertad. Libertad de expresión, de reunión, de asociación, religiosa… donde todos tienen derecho a educar a sus hijos en igualdad, donde tenemos derecho a que nadie nos imponga una identidad ni racial, ni étnica, ni religiosa, ni cultural, ni lingüística, ni sexual… Donde se tiene el derecho a ser quienes somos, quienes queramos ser, sin imposiciones de ningún tipo, sin miedo.

No nos atacan para devolver una deuda pendiente, nos atacan porque Europa representa todo lo que odian, y sobre todas las cosas la que más odian es la LIBERTAD.

 

 

 

LA ÉTICA DE PODEMOS

25 gen.

La cúpula de Podemos

Podemos ya nos tiene acostumbrados a los giros argumentales, a los cambios en su programa, a la toma de distancia sobre lo que ellos mismos prometían para las primeras elecciones en las que concurrieron, las Europeas de 2014.

Por aquél entonces, en su programa se afirmaba que la solución para España era el Impago de la deuda, hoy aquélla propuesta se reformula en una reestructuración ordenada.

Prometían que ellos harían posible una Renta Básica Universal, para todos los españoles, incluso dijeron en alguna ocasión y en prime time, que rondaría los 800 euros, ¿lo recuerdan? Hoy esa misma promesa no está cuantificada, no se sabe si serán 10 o 1000 € y se han desdicho en aquello de que vaya a ser “Universal”, será para unos pocos (no se especifica para quién).

La tan mencionada nacionalización, aquélla que en Gobiernos Bolivarianos se defiende con el  tan conocido gag del Sr. Chávez “¡Exprópiese!” hoy es una desprivatización, que es lo mismo, pero suena más moderado.

Hace apenas un año, si votábamos a Podemos y ganaban podríamos jubilarnos a los 60, cuando todos los técnicos y especialistas vienen recomendando hace años, que se prolongue la vida laboral retrasando la edad de jubilación (puesto que  la caja única de la Seguridad Social no sostiene el envejecimiento progresivo de nuestra ciudadanía sobre la cada vez más baja aportación pesando sobre una menguante población activa). Hoy se desdicen y afirman que sería a los 65, que estamos todos muy bien para trabajar, está visto.

Uno de los principales hits de sus pancartas ha sido siempre el fin del Bipartidismo, pero ojo, que en las próximas elecciones generales, afirma Pablo Iglesias, sólo habrá dos partidos Partido Popular y Podemos. Supongo que en este escenario, las reformas que pedían para nuestro sistema electoral, aquél que les permite ser primera fuerza política en intención de voto, PODRÁN esperar.

Y es que parafraseando a Pablo Iglesias “Si la Democracia no funciona, se puede cambiar”, pues lo mismo hacen con sus objetivos, con sus propuestas y con su programa.

Es comprensible, lo están pasando mal. Ellos, con cierto grado de victimismo impostado (para evitar muchas veces dar explicaciones sobre la vacuidad de su programa) se sienten el centro de toda polémica, dicen que es el miedo de los grandes partidos el que promueve que se les entreviste sin la simpatía a la que están acostumbrados siendo como vienen siendo los querubines inmaculados de la política española del siglo XXI. Por lo visto, está bien ser la primera fuerza política en intención de voto, pero el escrutinio de la prensa sobre su mensaje y sobre sus actuaciones públicas ya es mucho más difícil de llevar, ya les exige más, les exige  coherencia y en esto andan un poco flojos.

En concreto, lo que más les cuesta explicar es la fragilidad de su discurso sobre progresividad fiscal, sobre redistribución de la riqueza,  aquél recurrente “Que paguen más los que más tienen” con algunas de las artimañas extrañas que sus líderes, su cúpula, utilizan para de alguna forma sacar partido del sistema que tanto quieren cambiar. El primer caso, el de Errejón, percibir una Beca de la Universidad para la que se le exigía dedicación exclusiva (la inasistencia a la Universidad de Málaga le permitía cobrar 1800 euros mientras se dedicaba en exclusiva a la dirección de la Campaña Electoral) curioso que no se planteen la legitimidad para hacer esto cuando esa Beca podía percibirse por alguien que con su misma preparación pudiera dedicar su trabajo verdaderamente en exclusiva a la Universidad que lo financia.

O el caso de Pablo, su primera espada, del cual, se han mostrado ciertos recibís por trabajos de comunicación para Canal33 y por los que prefirió cobrar en negro, al igual que por cierto pagaba hasta hace poco a los realizadores, cámaras y resto de trabajadores de la Tuerka, debe ser que trabajaban por amor al arte.

Hoy el caso, si cabe, genera mayor expectación o estupefacción, en el grado que ustedes prefieran, del respetable por lo que supone en cuanto a la falta de coherencia que hace patente. Esta semana, ha saltado la noticia a los medios de comunicación nacional de que Juan Carlos Monedero Nº2 de la formación, es un hombre rico. Así lo demuestra la Hoja del Registro Mercantil en la que aparece CAJA DE RESISTENCIA MOTIVA2, S.L., creada en Octubre de 2013 de la que Monedero es titular único indiscutible, el pago de 425.159 € por un trabajo de Consultoría Política para los Gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela y que según explica el propio Monedero se refiere a un trabajo realizado entre 2010 y 2011.

Bien, ellos, que son expertos en bombas de humo, en tirar balones fuera, etc. quieren centrar la polémica y quieren presentarse como Doctores Honoris Causa de la Tributación Fiscal por el simple hecho de haber constituido una Sociedad en España, cuando si quisiera evadir el pago de impuestos,  la hubiese constituido en el extranjero o como dice Pablo, sin ningún tipo de rubor, en un paraíso Fiscal. Refieren y contrarrefieren que constituir una empresa para pagar por Impuesto de Sociedades que se tributa al 30% lo que se tendría que tributar como persona física (hasta que no se demuestre lo contrario Monedero lo es) y referirse a la regulación sobre IRPF que exigiría un esfuerzo fiscal del 52%, ahorrándose la friolera de 80.000 € en la operación de Ingeniería financiera,  ES LEGAL.

Sí Pablo, es legal, pero se plantean entre la opinión pública otras cuestiones sobre la coherencia de vuestro mensaje. ¿Puede Podemos (valga la redundancia) reivindicar que los ricos tienen que pagar más porque son los que más tienen, habiendo llevado a cabo su número 2 nacional semejante ejercicio de ingeniería financiera para escatimarnos a los españoles 80.000€? ¿Tenemos que darle las gracias a Monedero o pesetero como quieran llamarle por no haberse ido a un paraíso fiscal? ¿No son los impuestos los medios de que se dota el estado para financiar la Sanidad y la Educación Públicas? ¿Si detraes de tu aportación fiscal con este tipo de argucias legales, no estás en el mismo momento detrayendo ese dinero al común de los españoles? ¿Se puede defender que hay que poner un tope máximo a los salarios de los dirigentes de empresas y al mismo tiempo tener en tu número dos a un empresario que no tiene contratado a ningún trabajador y que factura de tacada semejante cantidad en el régimen que le es más fiscalmente favorable? ¿Es esto coherente con vuestro mensaje de progresividad fiscal de los impuestos?

A todo esto contestaba ayer Pablo Iglesias, “Si J.C Monedero se metiera ese dinero en el bolsillo para vivir como un obispo, me parecería regular, pero él vive de su humilde salario de profesor de universidad y utiliza ese dinero para llevar a cabo iniciativas y proyectos que no le reportan ningún beneficio.”

Podíamos pensar aquí, que la suprema filantropía de “Pesetero” (yo prefiero llamarlo así) hace que destine todo ese dinero a obras sociales, ONG o acabar con el problema de la malnutrición en Somalia,… Pero alguien avispado le preguntó, ¿Y cuáles son esos proyectos Pablo?

“A parte de que gran parte de ese dinero está sin utilizar en una cuenta de Monedero, lo que se ha gastado ha ido para financiar proyectos audiovisuales con los que Monedero no ha ganado nada”

Especificamos, ¿Ha ido a financiar la Tuerka?

“Efectivamente”

Y hasta aquí,  las preguntas que ustedes tengan que hacer sobre la relación del programa “La Tuerka” que fundó Pablo Iglesias y que todavía presenta; de la productora audiovisual que lo dirige y produce y que comparte sede con Podemos, y la relación que esto pueda tener con algún tipo de financiación ilegal de un partido las dejaremos ahí, en abierto, que ya sabemos lo que les gusta a estos chicos victimizarse. ES UN COMPLOT.

La situación financiera actual de Argentina, para Dummies

1 ag.

Si uno va a la prensa económica internacional a informarse de la situación de Argentina, va a encontrarse con muy diferentes interpretaciones. Las más optimistas o benevolentes, tan sólo se refieren a la sentencia del Tribunal estadounidense comandado por el Juez Thomas Griesa y a su total, que no llega a 600 millones. En realidad la situación de Argentina es mucho más dramática de lo que estas interpretaciones llegan a informar o que el Gobierno argentino, sería capaz de reconocer a estas alturas.

La deuda total (no la enmascarada) , asciende a un total de 102.000 millones de dólares desde que en 2001 Argentina se declaró en Bancarrota. Desde entonces hasta hoy (en varios períodos) su deuda fue reestructurada. Ya en 2005/2010 se aceptaron créditos internacionales que subsumían casi el 93% del total de la deuda con la aceptación de unas “quitas”, que en derecho concursal significan, la aceptación de la reducción de una parte de la deuda a cambio de recibir parte de la contraprestación; muchos de los acreedores aceptaron , observando la posibilidad de no percibir el importe total prestado, bien estaba, al menos, recibir una parte (40 /35% en algunos casos) lo que suponía, quitas de hasta el 65% del total del valor prestado.

El litigio que cobra relevancia ahora, es la denuncia por parte de los fondos buitres (también prestatarios del Gobierno argentino) del compromiso de pago adquirido con ellos. Ese compromiso, efectivamente era del 7% del total de la deuda, y se realizó bajo la legislación estadounidense (una forma bastante eficaz de dar credibilidad al compromiso, ya que ningún acreedor internacional hubiese sometido su negociación a una legislación sólo en manos del Gobierno Argentino de turno), lo que significa que la revisión judicial o arbitral de este, se somete a la legislación norteamericana en materia de Contratos e Impagos.

La resolución del Tribunal, ha sido clara, Argentina debe hacer efectiva la totalidad de la deuda adquirida con los fondos buitres. Podríamos regocijarnos de alegría si asumiéramos que la deuda sólo asciende a este 7%, al fin y al cabo es un importe mínimo; pero en realidad, esto sería engañoso y trilero, dada la capacidad de nuestra querida Cristina Fernandez Kirchner y su Gobierno para el juego de “dónde está la bolia”, mejor ser coherentes con la realidad.

El problema que afronta Argentina es que en aquélla reestructuración temprana de la deuda de 2001, Argentina, asumió una cláusula a la que se adhirieron TODOS los acreedores (aquél 93% que aceptó quitas de hasta el 65%) que es la cláusula RUFO (Right Upon Future Offert) incluida en la negociación de la reestructuración original, y según la cual, si el país mejora el pago, de forma voluntaria, a cualquier acreedor, los que entraron en el canje podrían pedir igual trato y echar por tierra toda la reestructuración, significaría que las “quitas” serían ineficaces, por lo que Argentina pasaría a deber la totalidad de nuevo. El plazo de prescripción de esta cláusula es el 31 de Diciembre de 2014, y el hecho de que el Tribunal estadounidense haya resuelto ya al respecto, pone entre las cuerdas a Argentina, quién no puede quitarse la deuda del 35% adeudado a los acreedores con quitas, sin hacer efectivo el pago de los acreedores por fondos buitres (según la resolución del Tribunal) y quién, de hacer efectivo el pago a estos, se vería obligada por la cláusula RUFO a pagar la totalidad al resto de acreedores.

Por todo esto, los analistas económicos internacionales, no saben cómo definir en realidad la situación de impago en la que se encuentra Argentina hoy día 1 de Agosto de 2014. El plazo ha expirado sólo para estos 593 millones, pero las consecuencias de la decisión que Argentina tome al respecto podrían lastrar toda su economía.

Le quedan varias opciones (en esta cuenta atrás, hasta que se le echen encima todos sus acreedores), llegar a acuerdo con los fondos buitres, cediendo y estableciendo una garantía de pago (adelantando parte del total, entendemos que con altos intereses efectivos desde 2015) esto, les daría un tiempo extra hasta la prescripción de la cláusula RUFO. Por otro lado, reestructurar de nuevo la deuda, con la crecida de intereses que tendría y siempre dándose el caso de que encuentren financiación, lo cuál, a estas alturas para Argentina estará arduo complicado.

Nadie ha dicho que vaya a ser fácil, pero el standby y el contrarreloj en el que se encuentra el Gobierno de Kirchner, sin duda si a alguien perjudica es al Estado argentino y por ende a sus ciudadanos. Cristina Fernandez Kirchner

¿Engañados? No lo creo.

13 juny
¿Engañados? No lo creo.
Yo no creo que los votantes del PP se hayan sentido engañados, más bien creo que debieran tener algún tipo de peso sobre sus conciencias. El PP miente constantemente, enmascara, disfraza sus acciones políticas, enmarañan el panorama social con sus corruptelas y allá donde estas son más evidentes, resulta ser el partido más votado; será porque lamentablemente, en nuestra sociedad las políticas populistas, el mensaje de la diferenciación social, la creación de frentes entre la ciudadanía y el enredo, resultan tener más audiencia que cualquier otro discurso.
Las políticas económicas que ahora sufrimos nos las autoimpusimos como sociedad en los últimos comicios, ¿Quién podía pensar que el PP iba a invertir en políticas sociales, en educación, en sanidad? NADIE. Esta no es una política liberal, por ideología es opuesta al ideario Popular.
 Sin embargo esta otra política del PP… la de los Grandes Eventos (para que vengan los ricos y disfruten), las Mega-Construcciones (para crear algo totalmente absurdo e imposible de mantener pero llenarnos bien los bolsillos),  la de restricción de derechos a la población inmigrante (para que los españoles mantengamos nuestra sanidad), la de el favor a los grandes empresarios en frente a los derechos sindicales conseguidos en 30 años (para que todos tengamos trabajo aunque sea exclavo) la de limitación del derecho a decidir de la mujer embarazada, impugnación de la ley de matrimonios homosexuales,… Esto sí que cala en nuestra sociedad…
TRISTEMENTE SI.

Carta al Director de “El País”. ¡¡¿¿Perdón??!!

8 ag.

Motivado en este artículo de Ruth Toledano sobre el desalojo de Sol y el Parque del Retiro (El país, viernes 5 de agosto 2011): http://www.elpais.com/articulo/madrid/Perdon/elpepiespmad/20110805elpmad_3/Tes

(Libertad de expresión y límites exigibles)

 

La Libertad de Expresión es una de las garantías del buen funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, pues ella supone que la información circula adecuadamente contribuyendo a una opinión pública formada y por tanto, a una mayor libertad a la hora de ejercer otros derechos políticos. Pero podríamos decir, que la Libertad de Expresión es la más sufrida de las libertades, cualquiera tiene una opinión y por supuesto, todo el derecho a expresarla. Pero, una opinión puede perder su inmunidad cuando las circunstancias en que se expresa son potencialmente susceptibles de lesionar los derechos de un individuo o colectivo; pues no puede ser tutelado nuestro derecho a expresarnos cuando insultamos, o cuando realizamos una pintada en una pared sin autorización de su titular; ni puede ser respaldada la opinión que segrega, siembra intolerancia o supone una apología de discriminación, o la que suponga una injusta acusación, una violación del Derecho a la intimidad personal de todo ciudadano o cualquier otro derecho tutelado en nuestra Constitución. Es por esto que la Libertad de expresión debe ejercerse con responsabilidad en nuestro Estado de Derecho, con una responsabilidad mayormente exigible a los que hacen de la difusión de la información y opinión su profesión , su medio de vida, en definitiva, a los periodistas, periódicos, a otros medios de comunicación, y demás profesionales de la información. Son comunes los errores de los ciudadanos en el ámbito de la expresión de la opinión; pero no debieran serlo tanto en el ámbito del ejercicio periodístico de la misma.
Somos los lectores, los destinatarios de estas opiniones, los que debemos ejercer la primera selección de aquello que consideramos positivo a la formación de nuestra opinión y a pesar de contar con otras herramientas más jurídicas para la defensa de lo propio, el ejercicio adecuado de la misma Libertad, la de Expresión, nos debe llevar a ser críticos con ella se exprese por quien se exprese y allí donde se exprese; como dijo Séneca “A la opinión y a la fama, démosles su lugar debido”. Y a eso queremos proceder en la presente carta, que aunque motivada por un artículo en concreto, debiera llamar al análisis clínico de todas cuantas opiniones nos llegan a diario por la multitud de medios, debiera convocar a la reflexión sobre las fuentes desde las que nos informamos y aquellas a las que les damos credibilidad. Yendo al tema que me extiendo, el pasado viernes en la edición de Madrid de este periódico, se titulaba no con poca exageración “¡¡¿¿Perdón??!!” a un artículo que venía a hablar no con escaso dogmatismo indignado, de la intervención policial, institucional y papal en el desalojo de la Puerta del Sol y de la Acampada del Parque del Retiro. En el mismo artículo, se venía a proclamar el espacio público madrileño referido, como símbolo mundial de un nuevo sistema político, que puesto que no se dan más señas, pasamos a llamar “Quinceemísmo” y cuyas consignas nos gustaría poder aquí reflejar para el conocimiento de todos; pero como digo, aunque ya dispone de simbología, el nuevo sistema todavía no está definido, lo que no es óbice para que a pesar de no ser un claro concepto, en su defensa, se pueda incurrir en multitud de inconveniencias opinio-periodísticas. La más importante de las inconveniencias democráticas del postulado en cuestión (no lo podemos llamar de otra forma por la pretensión doctrinal que el artículo tiene de principio a fin), aquélla inconveniencia que resume todas en una, es la belicosidad del escrito, la provocación, la incitación al enfrentamiento, la división en bloques contrapuestos: los que están 100% de acuerdo en todas y cada una de las acciones del Movimiento 15M y los que no, los que quieren que venga el Papa de Roma y los que no, los que ejercen su derecho a manifestarse en las plazas y los que piensan en reunirse para encontrarse en su Fe, los que se sientan en una plaza a indignarse y los que tratan de proteger el Derecho de todos los ciudadanos, de transeúntes y comerciantes, de jóvenes y mayores, de perros flautas y de cornetas del apocalipsis, de todos.
El sectarismo de la indignación es tan negativo para nuestra sociedad como todas las demás intransigencias, y la intolerancia no puede ser un hilo argumental a un artículo de difusión respetable. No se pude construir una sociedad mejor desde posturas tan negativas, desde posiciones tan radicalizadas, desde faltas de entendimiento tan forzadas. No estaremos edificando una sociedad más justa, más igualitaria, más tolerante; en definitiva, mejor, desde razonamientos tan cerrados.
Deberíamos utilizar nuestra libertad de expresarnos para encontrar puntos de encuentro, sobre todo, los que tenemos una perspectiva progresista de la sociedad; debemos ser sumamente exigentes con nuestras formas de recabar información y de expresarla, y ser sumamente críticos con los abanderados de las causas que solo saben entorpecer el diálogo. Debemos empezar ya a tutelar esa información que nos llega, porque somos sus únicos destinatarios y los beneficiarios de una ejecución correcta de las libertades de información.

¡¡¿¿Perdón??!! No perdóneme usted, me parece que estas no son formas.

EL FUTURO ES NUESTRO

15 maig
Nosotros decidimos hacia donde vamos
Decidamos adónde queremos ir y vayamos.

 

El futuro es nuestro, con esta premisa deberíamos encarar estos momentos de crisis tanto económica como social y política. Es difícil conseguir mejoras y cambios verdaderamente importantes si no somos capaces de plantearnos la responsabilidad que nos atañe  sobre el futuro de nuestra sociedad.

De la misma manera que los logros del pasado la derrota del franquismo, la transición a la democracia, la creación de un nuevo estado de libertades y de servicios a los ciudadanos, la consecución de nuevos derechos sociales,… no son un logro exclusivo de los políticos sino que son una conquista de todos y cada uno; de la misma manera las crisis, la falta de implicación, el derrotismo ciudadano, la desmotivación social,… son también nuestra primera responsabilidad. Todo aquéllo en lo que un día avanzamos no se hubiese producido sin la suma de voluntades, sin la colaboración, sin el esfuerzo diario, sin la capacidad de dar relevancia a lo verdaderamente importante para construir un futuro mejor, ¿Porqué no somos capaces de colocarnos ahora en la posición de agentes de cambio?

Si en su día pudimos superar viejos conflictos, si fuimos capaces de aportar en el pasado lo mejor que teníamos luchando contra aquéllo que considerábamos injusto ¿Qué nos ha inhabilitado ahora para hacerlo? ¿ para poner en nuestros objetivos las futuras soluciones? No se puede dejar en otras manos lo que debería estar en las nuestras. El crecimiento del desencanto debería ser un síntoma que nos llevara a movilizarnos, debería llevarnos al rechazo de algunos discursos derrotistas e interesados que pretenden manejarnos a su antojo (cuanto más desmotivados más manejables), deberíamos ser críticos y participativos; implicarnos porque de otra manera no habremos formado parte en la toma de las decisiones que más nos afecten y lo pagaremos. Son muchos los aspectos en los que deberímos cambiar nuestra sociedad, desde la toma de decisiones económicas, reformas sociales, laborales, de inmigración; hasta las decisiones que tengan que dirigir políticas como la medioambiental, energías renovables, consumo,… o la base más ideológica de la política, pensemos en una gobernanza laica, consecución de mayores cuotas de igualdad,  las formas de cooperación internacional o el rechazo a la violencia de todo tipo.

Siendo como son las crisis oportunidades de cambio, reclamemos esa oportunidad como nuestra. Neguémonos a excluir esfuerzos, neguémonos a buscar los culpables fuera. Confiemos en las personas, algunos mensajes a los que nos exponemos suponen el rechazo de lo ajeno, de lo que nos es extraño, de aquéllos que no conocemos, tratan de incrementar el miedo entre la gente, tratan de establecer diferencias y separaciones artificales entre nosotros como si hubiese diferentes clases de ciudadanía, como si en la unidad no estuviese la fuerza,  y de ésta manera sólo nos presentan como buena una forma de evolucionar “la de unos pocos” la de ésos que se colocan por encima de los demás creyéndose con derecho a decirnos cómo vivir o la sociedad que deberíamos crear.  Pero éso sólo ocurrirá si no tomamos parte, porque el futuro es nuestro y nosotros decidimos si lo construimos o dejamos que otros lo hagan a su antojo.

P.D.- Os comparto una frase que vi una vez en una pared pintada: “Si peleo puedo perder, si no lo hago ESTOY PERDIDO”.

%d bloggers like this: